Expertos de la ONU piden al gobierno de Peña neutralizar campaña contra Álvarez Icaza y el GIEI

miércoles, 6 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Expertos de derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) pidieron al gobierno de Enrique Peña Nieto tomar acciones para contrarrestar la campaña de estigmatización emprendida contra el secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Emilio Álvarez Icaza, y contra los integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI). De acuerdo con el organismo, esa operación mediática empeora el clima para la promoción y protección de los derechos humanos en México y busca socavar el trabajo del GIEI “como promotores de las libertades fundamentales en el país”, pues se les ha acusado de fraude y corrupción, de defender presuntos delincuentes y de promover la impunidad realizando falsas denuncias de tortura. “El gobierno debe contrarrestar tales ataques y tomar las medidas necesarias para garantizar un ambiente seguro para las personas y la sociedad civil, libre de cualquier tipo de acoso”, subrayó el Relator Especial de la ONU sobre el derecho a la libertad de reunión pacífica y de asociación, Maina Kiai. A través de un comunicado, el grupo conformado por tres expertos de derechos humanos de la ONU exhortó al gobierno de Peña Nieto a expresar su completo respaldo al trabajo de los defensores y las organizaciones de derechos humanos de la sociedad civil. “Las autoridades mexicanas deberían reconocer públicamente que la defensa de los derechos humanos y de las víctimas de violaciones de derechos humanos no es sólo una actividad legítima, sino fundamental para fortalecer el estado de derecho, la rendición de cuentas ante la justicia y la democracia en el país”, precisó Michel Forst, Relator Especial de la ONU. Añadió: “El trabajo que llevan a cabo los defensores de los derechos humanos y la sociedad civil en México ha contribuido activamente a la promoción del acceso de las víctimas a la justicia y a la verdad, y es especialmente importante en un contexto en el que ocurren graves violaciones de derechos humanos que en gran parte permanecen en la impunidad”. A su vez, el Relator Especial de la ONU sobre libertad de opinión y de expresión, David Kaye, resaltó que cualquier atentado contra el trabajo que realicen los defensores de derechos humanos “crea un efecto disuasivo, silenciando otros puntos de vista y expresiones de disenso por parte de quienes ejercen su derecho a la libertad de expresión y a la libertad de reunión pacífica y de asociación”. Los tres expertos en derechos humanos expresaron su grave preocupación en relación con los atentados personales contra los defensores en México, mismos que –apuntaron– incrementan el peligro, el riesgo y la vulnerabilidad para ellos.

Comentarios