Alistan caravana de búsqueda de desaparecidos en Veracruz

viernes, 8 de abril de 2016
CIUDAD DE MEXICO (apro).- Como un gesto de solidaridad ante la ausencia de acciones de los gobierno de Enrique Peña Nieto y de Javier Duarte, familiares de víctimas de desaparición de Guerrero, Coahuila, Sinaloa, Chihuahua y Baja California, agrupadas en la Red de Enlaces Nacionales, anunciaron que acudirán a Veracruz a realizar la Primera Brigada Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas. En rueda de prensa, los familiares informaron que viajarán este sábado a Veracruz, y permanecerán el tiempo que sea necesario para buscar restos de personas, habilitados únicamente con picos y palas. Los familiares, afiliados a Enlaces Nacionales, advirtieron que decidieron acudir a Veracruz atendiendo el llamado de padres desesperados por encontrar a sus hijos, y porque la entidad gobernada por Javier Duarte “ha puesto nuevamente al descubierto la emergencia humanitaria e dimensiones aún incuantificables que atraviesa México”. Al señalar que es sabido que en Veracruz persiste “un número alarmante de personas desaparecidas y ejecutadas extrajudicialmente”, casos que permanecen en la impunidad, los familiares exigieron al gobierno federal y al de Duarte de Ochoa garantizar la integridad de quienes conforman la Brigada Nacional. Juan Carlos Trujillo, coordinador de Enlaces Nacionales, dijo que el objetivo es “visibilizar una vez más la tragedia y compartir el conocimiento que los familiares han obtenido a través del dolor y la desesperación por querer saber dónde están sus seres queridos”. Trujillo aclaró que la finalidad “no es buscar delincuentes ni sentarnos con representantes del Estado, convocamos a quienes tengan información nos la den, es un llamado de humano a humano, para encontrar lo que para nosotros son tesoros, restos de personas que una vez identificadas, van a dar tranquilidad a sus familias”. La caravana, que saldrá de las instalaciones del Centro de Derechos Humanos Agustín Pro Juárez, cuenta con el respaldo de tres obispos de Veracruz, en tanto que se ha habilitado la iglesia de los Santos Reyes en Amatlán para que “familiares de Coahuila, Sinaloa, Iguala y Baja California compartan sus buenas prácticas en la localización de fosas clandestinas, para lo que sin duda necesitamos del apoyo de todo aquel que tenga información al respecto”, dijo Trujillo. De encontrar restos, “se harán del conocimiento de la Policía Federal, a través de su laboratorio científico, para obligar a la Procuraduría General de la República (PGR) y la Fiscalía de Veracruz a que se responsabilicen de la investigación; no queremos hacerle la chamba al gobierno, sino ayudarle a encontrar a nuestros desaparecidos”, puntualizó el coordinador de Enlaces Nacionales. Miguel Ángel Trujillo advirtió al gobierno de Javier Duarte que no pretenda criminalizarlos, “porque lo único que queremos es encontrar tranquilidad, salimos en búsqueda porque estamos dolidos, no somos criminales”. Además recordó que sus hermanos Luis Armando y Gustavo, junto a sus primos Jaime López Carlos y Gabriel Melo Ulloa, desaparecieron en Poza Rica, en 2010, a manos de la entonces policía intermunicipal. “Sabemos que hay esa parte de la complicidad, ya no queremos justicia, queremos verdad. Queremos saber dónde los pudieron haber dejado e ir a buscar, si no son mis hermanos, cual sea la persona que esté debajo de la tierra, merece ser encontrada por una acción humanitaria”, agregó. Esta es la primera ocasión en que familiares de víctimas de las entidades mencionadas, que han cobrado experiencia en excavar para localizar restos humanos, se organizan para acudir al “llamado de padres y madres de Veracruz, si encontramos huesos salvamos vidas, porque daremos tranquilidad y paz a quienes quieren saber qué pasó con sus desaparecidos”, dijo Mario Vergara, representante de Los Otros Desaparecidos de Iguala, agrupación que ha rescatado “145 cuerpos y cientos de huesos en fosas clandestinas en Guerrero”. Vergara Hernández, quien ha denunciado al gobierno de Peña Nieto por no aplicar de forma eficiente las medidas cautelares otorgadas por la ONU a él y 12 de sus compañeros, aseguró que parte de los objetivos es “desenterrar el horror que vive el país y que el gobierno no quiere reconocer”. Julio Sánchez Pasillas, del Grupo Vida de Torreón, Coahuila, cuyo grupo ha localizado 48 fosas clandestinas y 30 tambos de acero habilitados para incinerar cuerpos, dijo que la iniciativa de las familias por buscar a sus seres queridos puede convertirse en un “parteaguas en el país, porque mucha gente se va a dar cuenta del dolor que estamos sufriendo miles familias, que ya están cansadas de esperar a que las autoridades busquen a sus desaparecidos, y terminamos por convencernos de que si no buscamos nosotros, nadie lo va a hacer”. A la Brigada Nacional la acompañan integrantes del Programa de Atención a Víctimas de la Universidad Autónoma de Morelos, entre ellos especialistas en genética, odontología y antropología forense, así como en criminalística, anunció Roberto Villanueva, responsable del programa quien reconoció que hasta ahora “son las familias las que han hecho la mayoría de los hallazgos, más que la PGR”. Las familias que se han dedicado a buscar a sus seres queridos ante la indiferencia de las dependencias gubernamentales, exigieron a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y a la comisión estatal en Veracruz a estar atentas en garantizar la integridad de quienes conforman la Primera Brigada Nacional. A la PGR y a la Fiscalía de Veracruz le exigieron que en caso de hallazgos positivos, “se resguarden los mismos, se evite el deterioro de los restos encontrados y la destrucción de la evidencia; y se proceda al diligente procesamiento de los lugares y restos y a la entrega de información de acuerdo con las disposiciones y protocolos existentes en la materia”. La Brigada es acompañada del Centro Prodh, de Id(h)eas Litigio Estratégico en Derechos Humanos, el Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, la Red Retoño, Cauce Ciudadano y la Pastoral Social de la Provincia Eclesiástica de Xalapa, Veracruz. (Con información de Noé Zavaleta)

Comentarios