Fustiga AMLO 'amasiato” Calderón-Peña para frenarlo en 2006 y 2012

miércoles, 11 de mayo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El líder nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, destacó hoy el libro El amasiato, del periodista Álvaro Delgado, cuyo extracto publica Proceso en su edición 2062, actualmente en circulación, para resaltar el pacto secreto acordado por Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto para frenar las aspiraciones presidenciales del político tabasqueño en 2006 y 2012. El semanario resalta que, “en una hora y media, se selló el destino del país durante dos sexenios. En 2006 –y en una reunión que define el concepto de ‘acuerdo cupular y en lo oscurito’– Calderón y Peña Nieto pactaron el apoyo del PRI mexiquense al panista en las elecciones presidenciales que estaban por venir, y el respaldo del michoacano al entonces gobernador del Estado de México para los comicios de 2012”. Por ello, López Obrador advirtió de gira de trabajo en la ciudad de Chihuahua: “Pero les vamos a ganar. La tercera es la vencida. Le vamos a ganar a la mafia del poder”. Además, aseguró que pronto se sabrá qué hay detrás del traslado del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán del penal mexiquense de El Altiplano, al Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) de Ciudad Juárez, Chihuahua, tomando en cuenta “que está de por medio la solicitud de extradición a Estados Unidos. “En el escrito que están solicitando que se les envíe a El Chapo, argumentan que en un año introdujo 50 toneladas de droga, es el ilícito más grande, pero los políticos corruptos en México se roban 500 mil millones al año, tres veces más, y no tienen siquiera la respetabilidad y se les pone de ejemplo, ese es el principal problema de México: la corrupción. Por la corrupción hay desempleo, pobreza, inseguridad y violencia, porque se dedican a saquear lo que es del pueblo”, acusó el excandidato presidencial de la izquierda. Luego calificó esta acción como “extraña”, pues ni Peña Nieto ni el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, salieron a informar sobre el cambio de cárcel de El Chapo; en su lugar, acotó, mandaron al gobernador de Chihuahua, César Duarte, aunque a éste no le corresponde por ser un asunto federal, con el argumento de que el Cefereso de Juárez es más seguro que El Altiplano. Desde la Plaza de Armas en la capital de Chihuahua, López Obrador recordó que los panistas Luis H. Álvarez y Diego Fernández de Cevallos hicieron un acuerdo con el expresidente Carlos Salinas de Gortari para entregar la gubernatura de Chihuahua. “A partir de ahí se echó a perder el Partido Acción Nacional”, acusó. También criticó al candidato independiente al gobierno de esa entidad, “el corruptazo José Luis Barraza”, quien, sostuvo el tabasqueño, ayudó a Calderón en el “fraude electoral” del 2006 y, “como premio”, cuando Calderón asumió el poder le entregó las acciones de Aeroméxico, que era una empresa pública. “El PRI, el PAN, el PRD, el PT, Movimiento Ciudadano, el Verde, Nueva Tranza son puros partidos paleros, alcahuetes de la mafia del poder”, fustigó. Además, explicó que la corrupción es el problema principal de México. Puso como ejemplo al gobernador César Duarte, quien de líder campesino de pronto se convirtió en uno de los hombres más ricos del estado fronterizo. Y enumeró los bienes de Duarte Jáquez: 17 ranchos, bancos, residencias, farmacias, hoteles, minas, aeropuertos. “¿Quién pompó? ¿Quién pompó? ¿De dónde sale eso?”, inquirió López Obrador. Se refirió también a la expulsión de Víctor Quintana, quien fungió como presidente estatal de Morena en la entidad, por manifestar su apoyo al candidato del PAN a la gubernatura, Javier Corral Jurado, y acusó, “traicionó al movimiento”. Enseguida comentó que la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena resolverá este asunto en breve. López Obrador también estuvo en Saucillo y por la tarde visitó Hidalgo del Parral. Mañana acudirá a Ocampo, Santa María del Oro y Lerdo de Durango.

Comentarios