Acusan a Carlos Ahumada de lavado de dinero en Argentina

martes, 17 de mayo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un año después de haber sido involucrado en “la ruta de la efedrina”, un caso de tráfico de precursores químicos y metanfetaminas de Argentina a México, el empresario argentino Carlos Ahumada enfrenta acusaciones por presunto lavado dinero en la compra y venta de jugadores de futbol. De acuerdo con Gustavo Vera, legislador de Buenos Aires y dirigente de La Alameda –una organización no gubernamental que lucha contra la trata de personas, trabajo esclavo, explotación infantil, proxenetismo y narcotráfico–, las ganancias por el tráfico de efedrina y metanfetaminas pudieron haber sido “lavadas” en operaciones del mercado del futbol, ya que desde que volvió a Argentina, en 2007, Ahumada Kurtz ha comprado tres equipos de futbol. Señaló, asimismo, que el fiscal Juan Pedro Zoni imputó no sólo a Ahumada, sino también a su exsocio Carlos Granero. En entrevista con Notimex, destacó que Martín Lanatta, un hombre condenado por el crimen de tres empresarios argentinos que hicieron negocios con narcotraficantes mexicanos en 2008, denunció desde la cárcel que el empresario financió estas operaciones. Lanatta precisó que de la casa de Ahumada, en el centro de Buenos Aires, recogió 5.2 millones de dólares que le llevó como soborno al exministro de Justicia y exjefe de Gabinete, Aníbal Fernández. Según Vera, en el equipo de futbol Talleres de Córdoba, Ahumada Kurtz se asoció con Carlos Granero, hermano de José Ramón Granero, extitular de la Secretaría de combate al narcotráfico, actualmente procesado por tráfico de efedrina. El dirigente de La Alameda recordó que “la pregunta del millón era a dónde había ido a parar la enorme ganancia que provocaba esta triangulación de venta de efedrina”. Mientras se importaba efedrina que iba a parar a los narcos mexicanos, agregó, “Ahumada Kurtz empezó a incursionar en una serie de empresas, una de ellas regentea clubes de futbol, y empiezan a aparecer conglomerados como por arte de magia, sin justificación patrimonial”. Por eso “sospechamos que esta es la otra cara del proceso que investiga la jueza (María Romilda) Servini de Cubría, cómo se lavaban las ganancias de la efedrina, y la conexión eran los hermanos Granero y Ahumada”, apuntó. En noviembre de 2015 el jefe máximo de Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias Salgado, El Chino, declaró que el empresario argentino era socio de Johny Hurtado Olascoaga, El Pescado, líder de la Familia Michoacana en Tierra Caliente con quien trafica uranio. Sidronio mencionó que cuando El Pescado estuvo en peligro de ser detenido, en diversas ocasiones Ahumada –expareja sentimental de la exjefa de Gobierno, Rosario Robles– le facilitó una aeronave para escapar de los operativos del gobierno federales mexicano.

Comentarios