Se perfila 2016 para ser el año más caluroso de la historia: experto de la UNAM

viernes, 20 de mayo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luego de recordar que abril pasado fue el mes más caluroso de los que se tiene registro desde 1880, con un aumento de 1.1 grados centígrados respecto del promedio estimado entre 1951 y 1980, Carlos Gay, coordinador del Programa de Investigación en Cambio Climático (PINCC) de la UNAM, alertó que 2015 fue el año más caluroso, aunque este 2016 se perfila para romper ese récord. También reveló, en rueda de prensa realizada en el edificio “Mario Molina” de la Facultad de Química, que los primeros cuatro meses de este año han batido récord como los más calurosos. Igualmente lo fueron octubre, noviembre y diciembre pasados, en comparación con los mismos meses de años anteriores. Es decir, llevamos siete consecutivos que han roto sus respectivas marcas. A ello se suman datos de la NASA que demuestran que el planeta encadena ya 369 meses consecutivos más calurosos que el promedio de 1951-1980. No hay duda del calentamiento global. “El clima está cambiando”, sentenció el también responsable del Grupo de Cambio Climático y Radiación Solar del Centro de Ciencias de la Atmósfera. Sin embargo, ese fenómeno no es “parejo”; es decir, no ha ocurrido de la misma manera en todos los lugares del planeta. En latitudes muy altas, como Alaska, Rusia o Groenlandia, y otras, como el norte de África, sufrieron el pasado abril temperaturas de hasta cuatro grados por encima de la media. Gran parte de Asia, Europa del Este, Australia, Brasil, el noroeste de Estados Unidos y el oeste de Canadá sumaron dos grados por encima del promedio. Por ello, los impactos son diferentes. El calentamiento global puede significar más ondas de calor o pérdida de cosechas, y en los sitios más afectados se estresará la administración del agua y de los alimentos, además de que se podrían registrar daños a la salud. El especialista consideró que en México, ubicado en la franja entre trópicos, “nos va a ir mal prácticamente todo el tiempo. Vivir con dos grados promedio más significa una barbaridad”. Desaparición de islas A ello se suma que la brecha en la adaptación al cambio climático crece más: para las naciones en vías de desarrollo, subtropicales, el costo será mayor. Nuestro país, por ejemplo, es responsable de entre 1.4 y 1.5 de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y se verá muy afectado, pero algunas islas del Pacífico, con cero emisiones, ya están desapareciendo por el aumento del nivel del mar provocado por el calentamiento global. El universitario resaltó que la pobreza es un factor importante de vulnerabilidad en torno al fenómeno: “Entre más pobre eres, más te va a afectar. Por ello es necesario reducir los niveles de pobreza extrema, realizar planes de desarrollo e invertir”. Al referirse a las negociaciones internacionales para enfrentar al cambio climático, como las de la Cumbre de París, COP 21, de finales del año pasado, señaló que muchos diplomáticos en la materia las consideraron un éxito porque lograron que casi 200 países firmaran el acuerdo. No obstante, aclaró, eso no significa gran cosa para lo que se requiere. En ese foro, explicó el experto, se establecieron contribuciones voluntarias que cada país asumirá para reducir las emisiones de contaminantes, con la pretendida meta de controlar que la temperatura del planeta no se eleve más de dos grados. Sin embargo, es difícil que se logre esa meta, y por tanto los esfuerzos deberán ser mayores a los ya propuestos. En este momento, acotó Gay, deberíamos invertir recursos para tratar de reducir las emisiones de bióxido de carbono a la atmósfera. En México ya se han tomado medidas, pero se requieren muchas más. “Tenemos por un lado una ley ambiental y una de cambio climático, y por otro, la reforma energética. Que me diga un teórico si van juntas. Se requieren medidas consistentes, que las leyes de un lado apoyen a las del otro”, planteó.

Comentarios

Otras Noticias