Acusa CNTE intimidación y amenazas; "se privilegió el diálogo", dice Segob

sábado, 21 de mayo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) acusó al gobierno federal de secuestrar a varios de sus compañeros, luego de que en un operativo de desalojo implementado por las policías federal y capitalina, varios maestros "fueron subidos a la fuerza a camiones que los llevarían a sus lugares de origen, sin embargo, hasta el momento no se sabe el paradero de esos autobuses". "Responsabilizamos al Estado mexicano de cualquier agresión o afectación de la que pudieran ser víctimas nuestros compañeros, esperamos que estén seguros, que conserven la vida, la libertad y la integridad física ante lo que consideramos es un SECUESTRO, puesto que fueron levantados en autobuses contratados por la Secretaría de Gobernación en contra de su voluntad y en contra de un derecho constitucional”, señaló en un comunicado. La CNTE consideró que estas acciones atentan contra los derechos laborales y la estabilidad de los trabajadores de la educación al retirarles un beneficio ya logrado. Añadió que en lugar de escuchar al pueblo, de buscar el diálogo y una salida para construir soluciones a esta problemática, como es su obligación, el Estado Mexicano emitió una nueva amenaza: "cesar a miles de compañeros de Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Michoacán". Recordó que por la madrugada del viernes 20 de mayo, las autoridades realizaron "un violento desalojo del campamento magisterial pacífico que se ubicaba en las afueras de la Secretaría de Gobernación desde el pasado 15 de mayo, desalojando así a más de 3 mil compañeros plantonistas que intentaron acudir a las instalaciones de la Sección IX de la CNTE pero que fueron encapsulados por miles de efectivos policiacos en el Hemiciclo a Juárez por varias horas”. Tras lo anterior, sostuvo, se acordó con el gobierno de la Ciudad de México que se podía instalar el plantón en la plaza de Santo Domingo, justo frente a la Secretaría de Educación Pública, "en donde dando muestras de civilidad y organización levantamos nuevamente nuestro campamento por la mañana de este viernes". No obstante, relató que fue cerca de las 01:00 horas de este sábado 21 de mayo cuando "un impresionante despliegue policiaco, con elementos militares vestidos de policías y de civiles, cercaron a nuestros compañeros, que fueron intimidados bajo la amenaza de que tenían órdenes de aprehensión por ejecutar, fueron levantados y obligados a subir a diversos autobuses en contra de su voluntad, con la promesa de ser llevados a sus estados de origen pero sin que se sepa hasta el momento cuál es el verdadero destino de esos autobuses”. En tanto, dirigentes magisteriales afirmaron que pese a la “represión e intimidación” contra el magisterio disidente, el plan de acción aprobado por su asamblea nacional representativa, que incluye mítines y marchas, “se mantiene, por lo que sostendremos el llamado a la movilización en la capital del país”. Diálogo antes de fuerza Por su parte, la Secretaría de Gobernación señaló que en el operativo de la Policía Federal para el retiro de los maestros privilegió el diálogo antes que el uso de la fuerza pública. De acuerdo con la información difundida por la dependencia, la Policía Federal, apoyada por la capitalina, "conminó" a los manifestantes a retirarse y se dispuso de autobuses para trasladarlos a sus estados como Oaxaca, Michoacán, Chiapas, Guerrero y Estado de México. "Después de un diálogo que se prolongó por varias horas, los docentes accedieron a la propuesta de las autoridades y levantaron sus carpas, tiendas de campaña, cobijas, alimento y diversos artículos, para luego abordar los autobuses que los trasladarían a sus estados".

Comentarios