Gobierno ofrece apoyo legal a familia de periodista ejecutado… una semana después

martes, 3 de mayo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Una semana después del asesinato de Francisco Pacheco Beltrán, reportero de El Sol de Acapulco y director del medio informativo Foro de Taxco, autoridades del gobierno federal ofrecieron el apoyo que por ley corresponde a los familiares de la víctima. Enfocado a cubrir la información de las fuentes policiaca, política local y de turismo, Pacheco Beltrán fue ejecutado la mañana del lunes 25 de abril cuando salía de su domicilio en Taxco de Alarcón, Guerrero. En pleno Día Mundial de la Libertad de Prensa, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) del gobierno federal informó que, junto con la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) de la Procuraduría General de la República (PGR), “mantienen contacto” con la familia del periodista. En un comunicado, agregó que el fiscal Ricardo Nájera y el comisionado Julio Hernández acudieron a entrevistarse con la familia del periodista “para darles a conocer el apoyo institucional al que tienen derecho y poner a su disposición las medidas de protección, atención y ayuda que la ley les otorga”. La Comisión dijo que Hernández Barros informó que el organismo “ya se hace cargo del caso”, pues se trata de un delito del fuero federal y a partir de que la PGR ejerció su facultad de atracción sobre la investigación del caso. Por ello, recordó que “la familia tiene derecho a las medidas de asistencia jurídica para conocer la verdad y acceso a la justicia, a medidas de ayuda, asistencia y atención, y a la reparación integral que la Ley General de Víctimas contempla”. El asesinato de Francisco Pacheco Beltrán fue el segundo contra colaboradores de la Organización Editorial Mexicana (OEM) en lo que va de este año. El primero fue el de Anabel Flores Salazar, quien cubría la fuente policiaca para El Sol de Orizaba, en Veracruz. El 8 de febrero pasado, un grupo de hombres armados allanó su casa y la sacó por la fuerza. Al día siguiente fue hallado su cuerpo en Puebla. Tras el asesinato de Pacheco Beltrán, periodistas de Guerrero realizaron manifestaciones para exigir el esclarecimiento del crimen. La demanda se replicó en la Ciudad de México, donde periodistas y fotógrafos acudieron al Zócalo capitalino a demandar justicia y el cese a la violencia contra los periodistas en el país.

Comentarios