'Marina mexicana vive un momento muy crítico”, expresa IP a Peña

miércoles, 1 de junio de 2016
MANZANILLO, Col. (apro).- En el marco de la celebración por el Día de la Marina, el presidente Enrique Peña Nieto presumió que durante su administración se ha dado “un renovado impulso a la marina mercante”, y que en la flota nacional actualmente cuenta “con 739 embarcaciones mayores, el mayor número de barcos de gran calado de nuestra historia”. Tras resaltar que la marina nacional es clave para que México se consolide como un referente mundial del comercio, la competitividad logística y el turismo, el mandatario condicionó que “sólo con un transporte marítimo de primer nivel podremos aprovechar al máximo la reforma energética y los nuevos tratados comerciales que estamos concretando con el mundo”. En un discurso previo, sin embargo, el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítimo, Luis Manuel Ocejo, presentó un panorama distinto al advertir ante el jefe del Ejecutivo federal que “la marina mexicana vive un momento muy crítico”. Ocejo Rodríguez dijo que aunque en los últimos 15 años la flota mercante dedicada a apoyar la industria petrolera invirtió más de 6 mil millones de dólares en la adquisición de equipos modernos, ubicándose como la quinta potencia en Latinoamérica, “lamentablemente hoy, y desde hace algunos meses, más de 50% de nuestras embarcaciones y artefactos navales se encuentran amarrados o fondeados sin producir, y lo podemos constatar en las costas de los estados de Campeche, Tabasco, Veracruz y Tamaulipas”. Este año Peña Nieto eligió Manzanillo para la realización de los actos conmemorativos por el Día de la Marina. A bordo del buque Usumacinta 412 de la Armada de México, que zarpó de la Sexta Región Naval, el mandatario encabezó la ceremonia solemne en la Mar de Evocación a los Marinos, en la que depositó una ofrenda floral en memoria de los elementos fallecidos en el mar, mientras integrantes de la Heroica Escuela Naval Militar realizaron el toque de silencio para recordar a quienes dieron la vida en cumplimiento del deber. Posteriormente, inauguró la Terminal de Usos Múltiples Hazesa de Manzanillo y entregó simbólicamente la carretera Pez Vela-Jalipa y encabezó la ceremonia oficial y la comida conmemorativa por el Día de la Marina. Ante la imposibilidad de acercarse a los lugares donde estuvo el presidente Peña Nieto, profesores identificados con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se manifestaron en el jardín principal de Manzanillo, con la colocación de mantas y pancartas contra las reformas estructurales, particularmente la educativa y la laboral. Mientras tanto, profesores michoacanos bloquearon la carretera que comunica a los municipios de Coahuayana, Michoacán, y Tecomán, Colima, también en protesta contra la reforma educativa. En los dos eventos en los que participó, Peña Nieto estuvo acompañado por el gobernador de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez, y algunos miembros del gabinete federal, entre ellos el secretario de Marina, el almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, y el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza. Fue en el último evento en el que el presidente hizo un recuento de las acciones y obras de su gobierno a favor de la infraestructura portuaria y marítima del país. Ahí destacó que la superficie marítima es fuente de riqueza de México, al brindar petróleo, gas y minerales. “Nuestro mar también es sinónimo de abundancia; tan sólo el año pasado se capturaron 1.7 millones de toneladas de pescados y mariscos, lo que nos ubica como el tercer productor pesquero de América Latina”. El mandatario expuso que en lo que va de su administración se ha fortalecido la educación náutica; se ha ampliado en 187% el número de egresados de las tres escuelas náuticas en Mazatlán, Tampico y Veracruz, quienes además de recibir capacitación de punta se insertan con éxito en el mercado laboral. Entre los avances en materia de infraestructura dijo que actualmente los 40 puertos más importantes de México tienen una capacidad para movilizar 370 millones de toneladas por año, esto es prácticamente 90 millones de toneladas más de las que se movían en 2012, en un crecimiento que representa 32%. “Estamos en ruta para cumplir el objetivo de casi duplicar la capacidad de nuestros puertos en esta administración y lograr movilizar más de 500 millones de toneladas anuales para el año 2018”, añadió. Luego mencionó que en el Golfo de México se encuentran en marcha los proyectos de la ampliación de los puertos de Altamira, Ciudad del Carmen y Progreso, así como la construcción de nuevas instalaciones en los puertos de Coatzacoalcos, Matamoros, Seybaplaya, Tuxpan y Veracruz, mientras que en el Pacífico sobresale la modernización de los puertos de Guaymas y Mazatlán, las nuevas instalaciones de Lázaro Cárdenas, Salina Cruz y Topolobampo; y las obras de ampliación que se han realizado en el puerto de Manzanillo. También subrayó que si bien en 2012 Manzanillo se encontraba saturado y requería de un esfuerzo conjunto de autoridades y empresarios para lograr su modernización, en la actualidad, “gracias a la primera etapa de la Terminal de Contenedores y a la Terminal de Usos Múltiples que acabamos de inaugurar, Manzanillo se está reposicionando como uno de los puertos más dinámicos, productivos y eficaces de Latinoamérica”. Antes, durante la inauguración de la nueva terminal de Hazesa, el titular de la Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítimo, Luis Manuel Ocejo Rodríguez, expuso un diagnóstico sobre las preocupaciones de ese sector: “Las repercusiones económicas a nivel mundial no han sido ajenas a nuestra industria y, en este sentido, nos sumamos al esfuerzo que usted está haciendo por México, y le proponemos nuestra firme colaboración para que la flota mexicana, en cualquier tráfico de cabotaje, se pueda fortalecer y, de esta forma, reducir la actividad de embarcaciones extranjeras que quieren prestar servicios en las aguas mexicanas, en nuestro mar territorial, zonas contiguas y la zona exclusiva de México”. Además, planteó la necesidad de fomentar el desarrollo de la marina mercante de cabotaje, pues “está comprobado que el tráfico de cabotaje es eje del desarrollo de los puertos y con un fuerte impacto positivo de carácter regional”. Sobre la situación de la flota mercante mexicana dedicada a dar el apoyo a la industria petrolera, Ocejo Rodríguez se quejó de que la falta de contratos o la continuidad de los existentes “ha derivado en una constante pérdida de fuentes de trabajo, dificultad para cubrir los financiamientos de nuestras embarcaciones, además del impacto negativo para el país por la disminución de ingresos fiscales”. Y, dirigiéndose al presidente, abundó: “Como usted sabe, 80% de la actividad petrolera se realiza en el mar, y las posibilidades de desarrollo para nuestra industria marítima pueden ser inmejorables. “Por ello, el día de hoy, queremos ratificar expresamente nuestro compromiso ante usted y las autoridades de nuestro sector, en el sentido de que los navieros mexicanos estamos preparados para atender todas las necesidades marítimas que su proyecto transformador requiere”. Enseguida consideró que la reactivación de Pemex y “el tan necesitado incremento de la producción de crudo nos darán la oportunidad de negocios en el corto plazo”, por lo que “una vez que inicie la llegada de las empresas extranjeras, podremos actuar de manera autónoma y suficiente para la ejecución de los objetivos de su gobierno, con esta trascendental reforma energética y, asimismo, dar cabal cumplimiento a los preceptos que ordenan que el servicio de cabotaje está reservado para los mexicanos”. Luis Manuel Ocejo refirió que los integrantes de la industria del transporte marítimo tienen incertidumbre porque “sabemos que existen las necesidades, sin embargo, consideramos que no han sido activados en su totalidad los mecanismos para poder llevarlos a cabo oportunamente”.

Comentarios