Sin desmanes concluye marcha conmemorativa del "halconazo"

viernes, 10 de junio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Sin desmanes ni incidentes de ningún tipo –pese a la participación de anarquistas que la víspera habían convocado a través de las redes sociales a “sangrar a la policía”--, la tarde de este viernes se llevó a cabo la marcha conmemorativa del 45 aniversario de la masacre impune de Corpus Christi. Unos 3 mil manifestantes encabezados por sobrevivientes del Comité 68 partieron a las 4:30 horas del Casco de Santo Tomás con destino al Zócalo capitalino, donde realizaron un mitin, aderezado con un performance. Uno a uno, representantes de organizaciones sociales y políticas se sucedieron en el templete instalado en la plancha del Zócalo, alentando a continuar la lucha contra las injusticias y las reformas estructurales. Félix Hernández Gamundi, uno de los fundadores del Comité 68, fue el primer orador. En su discurso, dijo que "a 45 años de distancia, la memoria es condición para la justicia y la libertad". En el desfile de oradores, el Comité 68 recordó que "la marcha tiene sentido", ya que exige el "cese de la impunidad de las autoridades", entre otros de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Además, se denunció la reciente reforma al Código Militar que otorga más poderes a la institución castrense, así como la modificación por adoptarse al artículo 29 constitucional, que instaurará el estado de excepción. Miles de personas, entre ellas estudiantes, maestros de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), sindicalistas e integrantes de organizaciones sociales se lanzaron detrás de los fundadores del Comité 68, que encabezó la manifestación. De pronto, cientos de metros de la avenida Santa María la Ribera se llenaron de banderas moradas, rojas y blancas, mientras los lemas estudiantiles y políticos se elevaban de los contingentes. La marcha inició con calma, flanqueada por columnas largas de agentes de tránsito de la policía capitalina. Unos granaderos siguieron al escaso grupo de anarquistas que caminaba entre los manifestantes. Hace cuatro décadas y medio, el 10 de junio de 1971, el grupo de "halcones", entrenado por el gobierno de Luís Echeverría irrumpió en una marcha de solidaridad con estudiantes de Nuevo León y asesinó a más de cien de sus integrantes. Pasiva, la policía permitió la masacre. El mitin terminó a las siete de la tarde en completa calma, tal como empezó.

Comentarios