La Coparmex pide a Segob 'oficio político” para resolver conflicto magisterial

martes, 14 de junio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).— Las luces de alerta se encendieron en la iniciativa privada ante las pérdidas millonarias provocadas por los mítines y marchas organizadas por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) principalmente en la capital del país. En rueda de prensa, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Jesús Padilla instó al gobierno federal a actuar con “oficio político” y seriedad, además de ofrecer diálogo con los maestros disidentes, pese a la negativa del secretario de Educación Aurelio Nuño. “Estamos proponiendo una mesa de diálogo a través de la Secretaría de Gobernación con los representantes de la CNTE y a su vez con los gobernadores de cada estado para que se tome en serio el tema”, soltó ante la presencia del presidente de la Coparmex nacional, Gustavo de Hoyos Walther. De hecho, propuso la creación de un órgano que vincule los esfuerzos del gobierno Federal, las secretarías de Gobernación, Educación y Desarrollo Social para que en conjunción con los gobernadores estatales y el jefe de gobierno de la Ciudad de México, se establezca una ruta estructurada de negociación y diálogo para resolver este tipo de conflictos. Para la Coparmex existe la necesidad de involucrar en este órgano no solamente a los directamente afectados sino otros de la sociedad especializados en el tema y encontrar la solución a un problema que ha trascendido a lo largo de muchos años. A decir, del empresario, “año con año compartimos con la ciudadanía los montos económicos por los impactos o daños causados por las movilizaciones de distintas agrupaciones como la CNTE, de las cuales hemos calculado… más de tres mil 500 millones de pesos de pérdidas al año por las diversas marchas y plantones, es decir, 11.5 millones de pesos al día lo que impacta de manera directa y nociva la vida de miles de familias mexicana”. También exigieron manos dura del jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera para hacer respetar el Estado de Derecho y que las manifestaciones que está llevando, en este caso particular, la CNTE, no alteren la vida cotidiana de los ciudadanos, que se eviten acciones vandálicas y que no afecte la naturaleza económica. El sector empresarial del país advirtió que de no poner solución a la problemática generada por las marchas y la inseguridad, se estarán gestando nuevos movimientos guerrilleros que “pondrán en riesgo el sector económico de la nación”, especialmente en Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Michoacán y la Ciudad de México. Ante las amenazas de la Coordinadora de radicalizar las protestas, la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope) pidió al gobierno capitalino que no se permita la ocupación del Zócalo o del Monumento a la Revolución, ni que se paralice la ciudad como parte de las manifestaciones anunciadas por la CNTE para próximos días. “Exhortamos al Jefe de Gobierno para que estas medidas se extiendan a la zona de Bucareli y se ponga especial atención al perímetro de la Ciudadela, convertido ahora en nuevo hotel de manifestantes”, reprochó.

Comentarios