Cuestionada en Oaxaca, Eréndira Cruzvillegas nueva fiscal para búsqueda de personas desaparecidas

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Arely Gómez González, nombró a Eréndira Cruzvillegas Fuentes al frente de la Fiscalía Especializada de Búsqueda de Personas Desaparecidas. Cruzvillegas Fuentes es ahora la responsable de localizar, según cifras oficiales, a unas 30 mil personas registradas como desaparecidas, a la fecha. Ha tenido entre otras responsabilidades en el servicio público: la titularidad de la Coordinación de Atención a los Derechos Humanos del gobierno de Oaxaca. Se ha desempeñado como Relatora Especial por la Libertad de Expresión en la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal y en esta materia ha participado en diversas organizaciones de la sociedad civil, como en la dirección del Centro Nacional de Comunicación Social AC (CENCOS). Cruzvillegas Fuentes es originaria de la Ciudad de México. Es licenciada en Derecho por la UVM y estudió la licenciatura y la maestría en Ciencias de la Comunicación, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Recibió la instrucción de los lazos de colaboración con las instancias públicas vinculadas con las organizaciones de la sociedad civil y el sector académico del país, así como con los organismos encargados de la protección y defensa de los derechos humanos con la finalidad de ampliar la atención gubernamental a las víctimas. La Fiscalía Especializada de Búsqueda de Personas Desaparecidas, entró en funciones el 10 de octubre de 2015 en sustitución de la Unidad Especializada creada en junio de 2013. De acuerdo con datos oficiales de la Secretaría de Gobernación, al inicio de la actual administración federal, en el país se tenía registro de 26 mil personas reportadas como desaparecidas, ausentes o no localizadas. Esta cifra, asciende actualmente a 30 mil, según las mismas autoridades. La fiscalía está a cargo de Eber Omar Betanzos Torres, Subprocurador de Derechos Humanos, Prevención del Delito y Servicios a la Comunidad, misma que estableció contacto con el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y el Comité Internacional de la Cruz Roja para la creación de una base de datos denominada ante mortem y post mortem, así como para un protocolo de investigación. Los trabajos de la Unidad de Búsqueda estuvieron a cargo de Salomón Baltazar Samayoa, quien se mantuvo en el cargo pese al cambio de tres titulares en la Subprocuraduría de Derechos Humanos: Ricardo García Cervantes, Eliana García y actualmente Betanzos Torres. Repudian nombramiento en Oaxaca Tras el anuncio, defensoras de derechos humanos de Oaxaca lamentaron que la ahora excoordinadora de Atención a los Derechos Humanos del Poder Ejecutivo del estado, Eréndira Cruzvillegas Fuentes, haya dejado al sector de la sociedad civil para alinearse con la política y gabinete de Enrique Peña Nieto. Las defensoras Yesica Sánchez Maya, Sara Méndez Morales y Minerva Nora Martínez Lázaro, señalaron que lo más lamentable es que en su paso por Oaxaca “dejó mucho que desear porque dejó muchos pendientes por dedicarse a cuidarle las espaldas al gobierno” de Gabino Cué. Para la coordinadora del Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, Yesica Sánchez Maya, el papel que realizó Cruzvillegas fue “bastante cuestionable” porque no hizo nada por los pendientes del conflicto de 2006, ni las desapariciones de los integrantes del Ejército Popular Revolucionario (EPR) ni por el capítulo de mujeres. La designación, dijo, la dejó infartada: “Realmente me deja sin palabras y desconcertada porque era buen elemento en sociedad civil y luego pasa a ser estructura del gobierno y nos quedó debiendo porque el papel que vino a hacer fue cuidar mucho la espalda al estado”. Trabajo inconcluso Como coordinadora de Atención a los Derechos Humanos del Gobierno de Oaxaca, recordó, empujó un diagnóstico con la asesoría técnica de la Organización de las Naciones Unidas y al final hizo a un lado a sociedad civil y ni siquiera fueron convocados a la presentación del programa. “Hoy lamento que se haya alineado a la política y gabinete de Peña Nieto, quien no mira el tema de los 43 desaparecidos en Ayotzinapa y se ha dedicado a criminalizar a la Sección 22 y la CNTE. Espero no necesitar ahora de sus servicios”, atizó. La integrante del Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha, Sara Méndez Morales, resaltó por su parte que en “los últimos tiempos, la política de derechos humanos en Oaxaca fue nula, esto sin contar que dejó muchos pendientes y aquí están los saldos de esa desatención con la represión a los maestros”. Ahora, dijo, “ojalá que los familiares de los desaparecidos en el país encuentren en ella (Eréndira) una persona sensible porque aquí en el tema de defensores de derechos humanos fue un desencanto”. Minerva Nora Martínez Lázaro, responsable del Centro de Derechos Humanos “Bartolomé Carrasco”, dijo que lo más molesto es que los engañó en el tema del diagnóstico de la ONU “para que al final le valiera gorro”. “Un año estuvo la oficina de la ONU en Oaxaca para realizar el diagnóstico y programa de derechos humanos para el estado de Oaxaca donde participaron sociedad civil, universidades y los tres niveles, para que no sirviera”, reprochó. Y consideró que la nueva encomienda para Eréndira podría estar relacionada con el conflicto que se generó entre el gobierno de Peña Nieto y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al descalificar el trabajo del grupo de expertos que participó en la investigación de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa. “Entonces, como Cruzvillegas fue parte del equipo de Emilio Álvarez Icaza cuando fue el ombudsman del entonces Distrito Federal, ahora la ponen en la PGR para que le ayude al Estado mexicano a reivindicar su imagen ante la opinión internacional”, arguyó.

Comentarios