Cártel del Noreste ordenó eliminar a 'El Maruchan” para controlar el Topo Chico

jueves, 2 de junio de 2016
MONTERREY, NL (apro).- El homicidio de tres presos en el penal del Topo Chico, ocurrido este miércoles, fue una iniciativa de los mandos del Cártel del Noreste (CDN) que, desde el exterior, maniobraron para relevar al reo que controlaba los cobros internos, y quien ya no recaudaba suficiente dinero por cuotas de extorsión y privilegios. Ese es el análisis del secretario general de Gobierno, Manuel González, para explicar la muerte de Javier Orlando Galindo Puente, El Maruchan, y de dos de sus seguidores a manos de internos que supuestamente buscaban imponer al recluso identificado como Fernando Aguilera Hernández, El Pelón Fantasy, integrante de la misma organización criminal conformada por exzetas. En conferencia de prensa efectuada esta mañana, el secretario general de Gobierno mencionó que luego del motín del pasado 10 de febrero, que dejó como saldo 49 internos asesinados, el gobierno de Nuevo León tomó el control de la penitenciaría, y lo mantiene hasta ahora. Esto ocasionó que los cobros, que a decir de fuentes internas, alcanzaba hasta los 20 millones de pesos mensuales, se redujeran considerablemente, lo que afectó las finanzas de la organización criminal en la calle. González Flores expuso que el recorte de estos beneficios ilícitos, que se obtenían adentro de la antigua penitenciaría, ubicada en la colonia Nuevo Morelos de esta capital, ocasionó que se dispararan las acciones criminales del CDN, como se refleja en las estadísticas de la Procuraduría estatal. “A raíz de los hechos donde fallecieron 51 (sic) hace dos meses, el gobierno del estado tuvo posesión de los penales y terminó con el gran negocio que durante años había existido en el penal, que tiene que ver con extorsión, amenazas y el cobro de cualquier tipo de acción. Esto generaba un negocio bastante fuerte en el interior del penal, que servía para apoyar a grupos de la delincuencia en el exterior. “Cuando pasa esto en febrero, terminan esos flujos de dinero que activaban a la delincuencia afuera, donde están las cabezas de los grupos que están dentro. Una vez que empezaron a ver que el dinero era menos, consideraron que quien estaba fallando era el líder, El Maruchan, que habían dejado en el penal”, explicó. Cuando los capos del Cártel del Noreste se percataron de que no se cumplía el monto de las cuotas que se obtenía anteriormente, tomaron la decisión de relevarlo, lo que ocasionó el homicidio. “Dio la orden el mismo grupo (del Noreste), el que considera que quien se quedó ahí no estaba cumpliendo y al suceder eso, da la indicación que estoy dando”, dijo Manuel González. El Pelón Fantasy, el relevo Recordó que el interno recién ingresado, conocido como El Pelón Fantasy, había sido considerado un reo peligroso y probablemente buscaría confrontación con el grupo de El Maruchan, por lo que vivía separado del resto de los reos. “Sí pensábamos que podía ocurrir esto. Es más, si ustedes regresan a ver el aumento de los delitos, al revisar encontrarán que en los meses de febrero, marzo y abril se eleva (la estadística de la inseguridad). Es la misma razón. La tenemos bien analizada. No habíamos querido comentarlo, pero el aumento que ven viene a raíz de que se toma el control del penal y no se permite ya la extorsión, ni pagos de piso, ni nada. Así empieza a crecer la violencia en el exterior”, afirmó. El funcionario aclaró que puede señalar que el cártel habría ordenado únicamente relevar a El Maruchan del control de cuotas, más no puede afirmar que ordenara su asesinato. Una fuente cercana a la investigación del triple homicidio explicó que en el interior del penal del Topo Chico están recluidos únicamente internos de Los Zetas, pues no deben ser mezclados, en un mismo espacio, reos de otros grupos delictivos. Sin embargo, la creación del CDN, ha provocado confusión entre los mismos internos, muchos de los cuáles no saben a quién expresar lealtad. El general Cuauhtémoc Antúnez Pérez, secretario de Seguridad Pública del Estado y responsable directo del penal, dio a conocer que Galindo Puente fue agredido a las 21:25 horas, cuando se dirigía a su dormitorio, por dos grupos integrados cada uno por entre cinco y siete internos, en el espacio del primer patio del rondín. Un minuto después se dio la alerta, e ingresaron los custodios para controlar el rondín mediante la detonación de granadas de gas lacrimógeno y rifles con balas de goma. Estas detonaciones, dijo, fueron confundidas con disparos de arma de fuego por quienes las escucharon desde el exterior. A las 21:29 del miércoles 1, El Maruchan fue retirado del lugar y se le proporcionaron primeros auxilios, pero murió. Tras controlar la situación, los custodios encontraron cerca del área de teléfonos y talleres otros dos cuerpos de los internos Edelmiro Guadalupe Gaspar González Rubio y Jesús Ledezma Ramírez. Los tres perecieron por heridas contusas, cortantes y punzocortantes. Además resultaron lesionados 19 internos, de los cuales siete fueron trasladados al Hospital Universitario. A las 7:30 fueron regresados al penal cuatro de los internados y los otros tres continúan en recuperación. Luego del pase de lista, a las 2:00 horas del jueves ingresaron los familiares para ver la condición en que se encontraban sus seres queridos. González explicó que después de estos eventos, no habrá traslados de presos a penales de otros estados. Eventualmente, aclaró, puede haber movimientos, pero a los otros dos reclusorios, de Apodaca y Cadereyta, dentro de Nuevo León. El procurador estatal Roberto Flores Treviño señaló que El Maruchan tenía varios nombres: Javier Orlando Galindo Puente, Jesús Puente Galindo, Javier Puente Galindo o Francisco Javier Puente Macías. Sus alias eran El JaviEl Chocorrol y El Maruchan.

Comentarios