Conexión China-México en abasto de fentanilo, revela el WSJ

jueves, 23 de junio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La poca o nula regulación internacional sobre el fentanilo y sus productos análogos, han colocado a China a la cabeza de una red de abastecimiento de químicos para la producción del mortal opioide en la que también intervienen México, Estados Unidos y Canadá. Un amplio reportaje publicado hoy por el diario The Wall Street Journal, basado en un documento interno de inteligencia de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) y múltiples entrevistas, revelan la importancia del país asiático en la producción y venta de químicos del fentanilo, que saltó a los titulares de los medios debido a que una sobredosis de esta droga mató al cantante estadunidense Prince. El diario recuerda que en la primavera pasada, agentes aduanales chinos decomisaron 70 kilogramos de fentanilo y acetil fentanilo que estaban escondidos en un contenedor de carga con destino a México. Las drogas, parecidas al opio, eran tan potentes que seis de los agentes se enfermaron después de su manipulación y uno más cayó en coma. La facilidad con la que el fentanilo llega a América del Norte, refiere el diario, se debe a su poca o nula regulación internacional. Funcionaros estadunidenses dijeron al rotativo que la carga incautada por los chinos el año pasado se destinó a México donde los cárteles vuelven a empaquetar la droga y la envían de contrabando a los Estados Unidos. “Algunos traficantes mexicanos también han ordenado ingredientes químicos procedentes de China y los han utilizado para la fabricación de fentanilo en sus laboratorios clandestinos con fines de exportación”, dijeron las fuentes, lo que coincide con lo publicado hace unos días por el The New York Times en el sentido de que la droga, cuyo trasiego va en aumento, puede provenir de cárteles mexicanos. Documentos provenientes de un caso radicado en Illinois el año pasado, citados por The Wall Street Journal, demostraron que un laboratorio mexicano ordenó ingredientes para producir fentanilo a una compañía china en la ciudad de Xiamen. Las autoridades estadunidenses consideran que México también se ha convertido en un nexo importante en el comercio de esta droga en Estados Unidos. El primer indicio se registró en 2006 durante una crisis de fentanilo en Chicago, cuando las autoridades rastrearon su procedencia hasta un laboratorio clandestino cerca de Toluca, Estado de México. El año pasado uno de los operadores del laboratorio, Ricardo Valdez-Torres, se declaró culpable de producción y exportación ilegal de fentanilo en una corte federal de Illinois. De acuerdo con el expediente judicial, Valdez-Torres dijo a los investigadores que compró el principal ingrediente químico a una compañía china llamada Kinbester, que no tiene impedimentos legales para vender esos productos. “Nunca les preguntamos a nuestros clientes de sus propósitos para la compra de nuestros productos”, declaró al diario estadunidense el propietario de esa empresa asiática, Wu Jinjun. Además calificó ese tipo de venta como “un hecho aislado” y aseguró que se trató de una sola transacción que comenzó a través de un correo electrónico que recibió a finales de 2005, de un mexicano que le solicitó 10 kilogramos de un precursor en la manufactura de fentanilo. A partir de entonces, señala el reportaje firmado por los reporteros Jeanne Whalen y Brian Spegele, Estados Unidos comenzó a regular esos químicos bajo la Ley de Sustancias Controladas. Sin embargo, sus disposiciones legales no tienen efecto en países como China, y en el caso de México, aun cuando están reguladas, el falso etiquetado y el cambio de estrategias por parte de los contrabandistas complica el trabajo. Un funcionario mexicano consultado por el diario, aseguró que el gobierno se muestra “reacio” a presionar a su contraparte china sobre el control de estas sustancias, porque la prioridad es “generar una mayor inversión” china en la economía mexicana. Según reportes recientes de inteligencia de la DEA existen laboratorios para producir fentanilo en Colima, Nayarit y Guerrero, todos cerca de la costa del Pacífico, señala el diario. Actualmente, los tratados de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para regular el comercio internacional de productos químicos y narcóticos se centran en el control de precursores utilizados para fabricar metanfetaminas, heroína, cocaína y LSD, pero no han agregado los precursores de fentanilo.

Comentarios