Expertos analizan la ley que criminaliza a mujeres que abortan

miércoles, 29 de junio de 2016
GUANAJUATO, Gto. (apro).- La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) retomó el caso de Patricia –una joven de Veracruz criminalizada tras sufrir un aborto espontáneo y cuyo caso es analizado en la Suprema Corte de Justicia de la Nación– como símbolo de la violencia generalizada que vive el país y los agravios que se infligen a las mujeres y sus derechos. Hoy y mañana, en el auditorio Héctor Fix Zamudio, el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM realizará las Jornadas de Análisis “Veracruz: la ley que criminaliza a las mujeres”, donde se examinará de manera crítica la persecución, estigmatización y criminalización contra aquellas personas que deciden o ven interrumpido un embarazo, como ocurrió en el caso de Patricia. Diego Valadés, Sergio López Ayllón y Pedro Salazar abrieron este miércoles el evento para analizar la inconstitucionalidad del delito de aborto, la situación en Veracruz y los efectos sociales de la violencia, así como la criminalización contra las mujeres en estados como Michoacán y Guerrero. Investigadoras de la UNAM, junto con el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), la Universidad Iberoamericana, el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), representantes de partidos políticos en Veracruz, activistas de diversas organizaciones, así como varios estados del país, se proponen abordar lo que consideran “una reacción virulenta” a los avances legislativos y de servicios de salud reproductiva que se han alcanzado en la Ciudad de México. Esa reacción puede medirse en las reformas impulsadas en los congresos locales, particularmente por el PRI y el PAN, sobre el denominado “derecho a la vida”. La finalidad de modificar las constituciones de los estados, según los investigadores y grupos que fueron convocados a las Jornadas, es dar al óvulo fecundado el carácter de persona “y criminalizar a las mujeres que tienen un aborto inducido o espontáneo”, como le sucedió a Patricia. La joven de 19 años acudió a una clínica del IMSS en el puerto de Veracruz por malestares que los médicos le diagnosticaron como gastritis y le dieron un tratamiento. Semanas después, al regresar a la clínica por los mismos malestares, sufrió un aborto espontáneo. En vez de asumir su negligencia, el personal médico acusó a la joven universitaria de aborto inducido y reportó el hecho ante el Ministerio Público. Patricia buscó apoyo legal, y el Centro Las Libres le brindó el acompañamiento en su proceso personal y judicial. En estos momentos la primera sala de la SCJN está por determinar si atrae el caso para resolverlo. Mañana, Patricia presentará su testimonio en las Jornadas que organiza la UNAM, acompañada de Verónica Cruz Sánchez, directora del Centro Las Libres.

Comentarios