Obispo de Tehuantepec oficia misa en apoyo a los maestros

jueves, 30 de junio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con la celebración de una misa sobre la carretera federal 185, en el bloqueo que mantienen maestros de la Sección 22 en Juchitán, Oaxaca, el obispo de Tehuantepec, Arturo Lona Reyes, manifestó su apoyo a la movilización magisterial. "No, no nos cansemos de elevar nuestra voz a los distintos niveles de gobierno y sobre todo al Poder Legislativo, quienes deben anteponer el sentimiento de esta nación mexicana al aprobar una ley", señaló en su mensaje. En compañía de los sacerdotes Lucio Santiago Santiago y Pablo Andrés García Cruz, de la parroquia de San Vicente Ferrer y la capilla Marte Santos de la octava sección, respectivamente, el obispo expresó su convicción de que la lucha magisterial sea escuchada y animó a los docentes “en este camino de búsqueda por una paz con justicia y dignidad, recordándoles que en medio de tanta adversidad no debemos olvidar que será un proceso largo, el cual tenemos que alimentar con propuestas que construyan la comunidad justa que tanto anhelamos". El también dirigente del Centro de Derechos Humanos Tepeyac refirió que desde su arribo al Istmo de Tehuantepec, intuyó que esta región “le regalaría todas las motivaciones y despertares que, como ser humano, existen para vivir una vida en plenitud”. Añadió: “Por supuesto, duele, me entristece saber que mujeres y hombres son reprimidos, encarcelados y que en estas últimas fechas la ciudadanía se ha volcado a las calles en apoyo al magisterio; han tomado las carreteras en busca de que sus reclamos sean atendidos. Me indigna reconocer que los canales de diálogo abiertos sean insuficientes para que la tranquilidad vuelva a nuestra sociedad”. A los integrantes de los bloqueos encabezados por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) les dijo que antes de partir a la Ciudad de México “ha querido saludarlos y confiarles su consternación”, por ello los convocó en lo que llamó “espacio de resistencia en Juchitán, donde existe la esperanza de ser escuchados”. Hoy en día, dijo, podemos constatar que el ejercicio del poder pervierte y se ensaña en contra de las y los trabajadores de la educación, padres y madres de familia y ciudadanía en general. “Al igual que ustedes, nuestro corazón se estruja por la larga lista de agravios que enlutan a familias enteras y ponen en entredicho las bondades de un Estado mexicano que se jacta al exterior del país de abanderar un carácter democrático”, sostuvo. En días pasados, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) pidió a “todos los involucrados” en el conflicto magisterial que discutan el “proyecto educativo” que México necesita, ya que éste –subrayó– no debe ser “propuesta de unos cuantos”. A través de un comunicado que elaboró su Comisión para la Pastoral Social, la CEM precisó: “Es necesario sentarse a discutir con todos los involucrados el tipo de proyecto educativo y la reforma correspondiente a la altura de las necesidades de la emergencia educativa que vive nuestro país”. La reforma educativa, agregó, “no puede ser propuesta de unos cuantos, es indispensable crear alianzas, tejer redes y despertar sinergias entre familia, escuela, educadores, empresarios, gobernantes, medios de comunicación e Iglesias, colocando siempre a la persona humana y su dignidad como el fundamento y destino de toda política y acción educativa”. La CEM también expresó su apoyo al pueblo de Oaxaca, sobre todo a quienes perdieron familiares o resultaron heridos durante el enfrentamiento del pasado domingo 19 en Nochixtlán, hecho que, apuntó, impulsa “a promover con urgencia un verdadero diálogo público que tenga el compromiso y la voluntad real para atender el conflicto”. Concluyó: “Es necesario promover la cultura del diálogo como forma privilegiada de contribuir con aportes desde las propias convicciones en la construcción de lo público; apostamos por reconstruir el tejido social que requiere que todas las partes se dispongan a escucharse, abrirse a la verdad y a la justicia”.

Comentarios