Llaman a Norberto Rivera 'protector de pederastas” en Puebla

viernes, 1 de julio de 2016
TEHUACÁN, Pue. (apro).- “Norberto protector de pederastas”, fue el reclamo que le hicieron al Arzobispo Primado de México, Norberto Rivera Carrera, al participar aquí en una ceremonia conmemorativa por sus 50 años de servicio sacerdotal. A su llegada, la activista Ingrid Barrios Hernández le mostró una hoja en la que escribió esa leyenda, según dijo, para que no quede en el olvido que el clérigo protegió los abusos sexuales del sacerdote Nicolás Aguilar, quien fue denunciado por sus víctimas en esta ciudad. También mencionó que en los 10 años que fue Obispo de Tehuacán, Rivera Carrera supuestamente destruyó el Seminario Regional del Sureste y castigó y persiguió a sacerdotes que eran cercanos a la comunidad. De hecho, en la ceremonia, llevada a cabo en una carpa que se instaló en el Seminario Menor, apenas llegó una décima parte de las 2 mil personas que se esperaban, según las sillas que se colocaron. Barrios Hernández dijo que Rivera representa a la iglesia católica que solo camina al lado de los ricos y que ve por esos intereses. “Afortunadamente también hay otra iglesia católica que camina con los pobres, que está ahí en los pueblos trabajando, yo soy católica y me da mucha tristeza que pase esto”, declaró al tiempo que señaló hacia el altar donde Rivera Carrera concelebraba la misa para festejar su sacerdocio. Durante su participación en la misa, el Arzobispo Primado reconoció que durante su desempeño sacerdotal ha cometido muchos errores de los cuales se arrepiente, por lo cual pidió a los feligreses que oren por él. En entrevista posterior, Rivera Carrera aseguró que ha denunciado casos de sacerdotes pederastas de los que ha tenido conocimiento. “La pederastia no puede ser aceptada por la iglesia, ni en la iglesia, ni en nuestras escuelas o en nuestros colegios, ni en el mismo recinto sagrado, se puede aceptar un colaborador que abuse de un niño”, subrayó al ser cuestionado sobre las acusaciones en su contra de ser “protector de pederastas”. El caso del cura Nicolás Aguilar ha sido considerado clave en el reporte de pederastia clerical que mexicanos han presentado ante las Naciones Unidas, por ser una muestra de cómo las autoridades eclesiásticas locales y la Santa Sede han evadido dar castigo para proteger la imagen de la institución. Fue desde la década de los setenta, cuando en la diócesis de Tehuacán, Puebla, se presentaron denuncias contra ese sacerdote, quien se asegura fue protegido por Rivera Carrera, en ese entonces Obispo de esta ciudad, pues en lugar de atender los casos, lo envió a la diócesis de Los Ángeles, California, para acallar el escándalo. Sin embargo, de nueva cuenta en Los Ángeles, el sacerdote fue acusado de pederastia y se asegura que al menos abusó de 26 niños en los sólo 10 meses que estuvo en esa sede.

Comentarios