ONG alemana exige a Peña poner fin a represión magisterial

OAXACA, Oax. (apro).- La Coordinación Alemana por los Derechos Humanos en México envió una carta al presidente Enrique Peña Nieto donde le urgen que cumpla con la recomendación de organismos internacionales para que se apruebe una Ley general sobre el uso de la fuerza a través de los cuerpos de seguridad y evitar masacres como la de Nochixtlán. El documento fechado el 12 de julio en Berlín también va dirigido a los secretarios de Gobernación, Miguel Osorio Chong, y de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, donde demandan que “el Estado mexicano ponga inmediatamente fin a la represión y criminalización del movimiento liderado por el magisterio oaxaqueño, respetando el derecho constitucional a manifestarse”. La red alemana integrada por Amnistía Internacional, Carea AC, Centro Franciscano de Desarrollo y Misión, Initiative Mexiko (INI-MEX), Episcopal Misereor, Oficina Ecuménica para la Paz y Justicia, Pacta Servanda y Pan para el Mundo, repudiaron “que en México se siga usando la violencia para coartar la libertad de manifestación y el derecho a la protesta consagrados en la constitución mexicana”. Antes condenaron los hechos ocurridos el 19 de junio de 2016 en la comunidad de Nochixtlán, Oaxaca, en el que policías federales desalojaron por medio de la fuerza a personas que protestaban en contra de la reforma educativa, dejando un saldo de hasta ahora 10 personas muertas y más de 108 heridos. Los colectivos y organizaciones con sede en Alemania “nos manifestamos para demandarle al Gobierno Federal Mexicano y a las autoridades competentes el cese inmediato del uso de la violencia y la represión de quienes se manifiestan en contra de la actual reforma educativa”, puntualizaron. Así mismo, agregaron, “lamentamos profundamente los asesinatos de quienes se manifiestan contra iniciativas políticas; particularmente en los casos de Oaxaca y Chiapas”. Hicieron hincapié en que la Secretaría de Gobernación, al igual que la Comisión Nacional de Seguridad, han declarado reiteradamente que los elementos policiacos que estuvieron en Nochixtlán no portaban armas, ni toletes, sin embargo, fotografías y videos de los acontecimientos publicados por la prensa nacional e internacional, así como la muerte de manifestantes por heridas de armas de fuego, evidencian lo contrario”. Por consiguiente, insistieron que el Estado mexicano ponga inmediatamente fin a la represión y criminalización del movimiento liderado por el magisterio oaxaqueño, respetando el derecho constitucional a manifestarse. También exigieron que las autoridades investiguen de forma independiente, pronta, exhaustiva e imparcial los hechos suscitados, que deslinden las responsabilidades impartiendo justicia respecto a los muertos de Nochixtlán y que atiendan y reparen adecuadamente a las víctimas agredidas. Y que las fuerzas públicas cumplan con su función de garantizar el orden sujetándose a los principios de razonabilidad y proporcionalidad, evitando violaciones al derecho a la vida y a la integridad física y que México cumpla con la recomendación de varios organismos internacionales de derechos humanos de aprobar una ley general sobre el uso de la fuerza a través de las fuerzas de seguridad. La carta, que también firman Servicio Protestante para el Desarrollo, Pax Christi, Comisión Solidaridad Un Mundo, Procura Misionera de los Jesuitas Alemanes y Promovio, pide que se sigan las recomendaciones de la ONU de redoblar los esfuerzos para evitar nuevas situaciones de violencia y de priorizar el diálogo frente a la confrontación.

Comentarios