Niega arzobispo de Antequera encubrimiento a sacerdotes pederastas

lunes, 18 de julio de 2016
OAXACA, Oax. (apro).- El arzobispo de Antequera, José Luis Chávez Botello, rechazó que encubra a sacerdotes pederastas o violadores, como lo denunció el padre Alejandro Solalinde. Muestra de ello, dijo, es que el vicario de la Catedral, Carlos Franco Pérez Méndez, fue separado de su cargo eclesiástico desde el pasado 10 de abril, y puesto a disposición de las autoridades civiles para esclarecer la verdad de los hechos. Chávez Botello dejó entrever que este caso podría tratarse de una cortina de humo porque –subrayó– “fíjense cómo estas cositas (la violación de un joven) salen cuando hay problemas serios en la sociedad, cuando hay problemas así (como el conflicto magisterial) o cuando hay alguna acción, a veces estas llamadas fuertes (como Nochixtlán)”. Sobre la postura de Solalinde Guerra, quien exigió al arzobispo que renunciara y dejara de proteger a curas pederastas, soltó: “No sé por qué él pide esto, se me hace raro que lo diga. Es una opinión, pero todos tenemos que ir a la verdad”. Lorenzo Fanelli de Liddo, secretario-canciller de la Arquidiócesis, confirmó que el sacerdote Pérez Méndez se encuentra a disposición del juez, quien en el ejercicio de sus atribuciones se encargará de valorar lo que proceda en cuanto a la responsabilidad del inculpado, por lo que en caso de comprobarse su responsabilidad, deberá responder por ello en términos de ley. Asimismo, deslindó al arzobispo de cualquier complicidad o protección al vicario, porque “en cuanto nos fue solicitado dimos la atención inmediata que se nos requirió por parte de los familiares de dos jóvenes”. Destacó que la audiencia se realizó el domingo 27 de marzo a las 9:30 de la noche. A los afectados se les pidió entregar por escrito los hechos, se les dijo que internamente se tomarían las medidas pertinentes y se les hizo saber que podían ejercer sus derechos ante las autoridades competentes. El pasado 10 de abril, agregó, Carlos Franco Pérez Méndez fue separado de su cargo eclesiástico “como medida preventiva” y con el fin de facilitar las investigaciones civiles y eclesiásticas. Al mismo tiempo se proporcionó y facilitó a la autoridad competente la información documental y testimonial solicitada dentro de la averiguación previa correspondiente, respetando en todo momento su autonomía e independencia. Y a través de una carta dirigida al fiscal general de Justicia del estado, explicó, la Iglesia expresó su plena y clara voluntad de que las investigaciones se realicen y concluyan “con estricto apego a la verdad y a la ley, respetando los derechos humanos de todos los involucrados con el firme propósito de que se procure justicia”. Acompañado por el secretario-canciller Lorenzo Fanelli de Liddo y el vocero de la Iglesia, Guadalupe Barragán, el arzobispo Chávez Botello se refirió a los hechos por los que se acusa a Pérez Méndez, detenido el pasado viernes 15. “Esto fue este año y el mismo día que me dicen que hay esa preocupación (Domingo de Resurrección, 27 de marzo de 2016), no me lo dicen ellos, me lo dice una persona, ya en la noche, y a mí me urgía salir el lunes temprano a asuntos de la Conferencia Episcopal que no podía dejar. “Entonces ya en la noche, al ver las dudas y la seriedad de lo que podía ser, pedí que aunque fuera de noche llegaran esas personas, porque fue a través de otra persona que me enteré, porque hay personas que se interesan por pronto curar, por pronto encontrar la verdad. Yo creo que es importante esto”. Según Chávez Botello, pidió a los familiares de los afectados que acudieran ante las autoridades para hacer la denuncia correspondiente, y “una vez avisando a las autoridades ya queda en manos del fiscal, y la justicia para que sea de veras tiene que tratarse precisamente ahí, donde deben llevarse las pruebas”. Al preguntarle cuántos casos de abuso sexual o pederastia en Oaxaca conoce, el arzobispo respondió: “No de que yo conozca, así con todo, diríamos con todo esto (con pruebas), una cosa es lo que se diga y otra cosa es de veras tener los datos. A veces unos señalan a medios de comunicación, pero no hay ahí. Yo he repetido muchas veces, si tienen de veras eso, (les digo) avisen de inmediato a las autoridades, familiares o los que sepan bien”. Luego argumentó que estos abusos no se reducen solo a Oaxaca, sino que se trata de algo generalizado, pero se hicieron visibles desde que se conocieron los atropellos del padre Marcial Maciel. “Yo pienso que así tienen que verlo también ustedes. Cuando hay un acomodo general, cuando se descuida la educación de calidad, cuando más bien se va corrompiendo una sociedad, esto pega a todos y de alguna manera marca. “La Iglesia ha estado atenta y ustedes se dan cuenta cómo se reaccionó con este sacerdote y con otros, y no solamente con ellos. Aquí en Oaxaca, en cuanto supimos algo, en cuanto se dice, nosotros hemos actuado de inmediato”, subrayó. Y aseguró que además de las investigaciones internas de la Iglesia, debe acudirse a las autoridades gubernamentales porque “al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. “Sí, sí, eso es lo que le toca. Entonces, en los únicos dos casos en que ha habido denuncias, a veces se dice hay muchos, pero yo pienso que son rumores que quieren hacer daño y quieren confundir a la sociedad”, dijo, y pidió honestidad en la información. Prosiguió: “Si alguien comete un delito, él tiene que responder ante la autoridad, y por eso nosotros de inmediato avisamos a la autoridad civil para que investigue”. Finalmente, el arzobispo de Antequera expuso que la Iglesia no ha podido continuar con su proceso interno de investigación porque los acusadores ya no volvieron y se quedaron solo con las autoridades ministeriales. El pasado viernes 15, el sacerdote Alejandro Solalinde Guerra demandó la renuncia de Chávez Botello por encubrir actos de pederastia. En su cuenta de Twitter @padresolalinde, el fundador del albergue Hermanos en el Camino escribió: “Ya está preso el sacerdote Carlos Franco, Vicario General de Pastoral en Oaxaca, por actos de pederastia. Sr. Arzobispo, renuncié!” En otro tuit recordó: “El Papa Francisco ordenó a obispos encubridores de pederastas, que renunciaran. Usted encubrió a su Vicario Carlos Franco, renuncié!”. Y en un tercero explicó: “El jueves santo Carlos Franco, Vicario de Pastoral de Oaxaca, abusó sexualmente de un hijo de dirigentes católicos. El Arzobispo lo encubrió”.

Comentarios