Recuerdan en Veracruz al fotoperiodista Rubén Espinosa, 'el poeta de la lente”

domingo, 31 de julio de 2016
XALAPA, Ver. (proceso.com.mx).- Tres enormes leyendas escritas con yeso blanco tapizaron la explanada de la Plaza Regina Martínez: “Rubén vive”, “Nadia vive” Y “Fuiste tú”, en alusión al fotoperiodista de Proceso Rubén Espinosa, a la activista cultural Nadia Vera y a las tres jóvenes Mile Virginia, Yesenia Quiroz y Alejandra Negrete. Un centenar de personas acudió al acto-protesta para recordar a Espinosa, asesinado hace un año en la Ciudad de México, donde también este domingo hubo manifestaciones frente al edificio de la Procuraduría General de Justicia y en la calle Luz Saviñón, lugar ocurrió el artero homicidio, en la colonia Narvarte. La organización Artículo 19 y el grupo de Fotorreporteros MX dispusieron de un autobús para que prensa nacional y extranjera se trasladara a la capital de Veracruz y estuviera presente en el acto de exigir justicia para que el quíntuple homicidio no quede impune. Patricia Espinosa, hermana de Rubén Espinosa, fustigó que a un año del asesinato no se sepa realmente qué pasó en el departamento de la colonia Narvarte y que hasta el momento existan múltiples contradicciones en las tres personas detenidas, mientras la Procuraduría pareciera que pretende darle carpetazo a la investigación. “Rubén cubría manifestaciones sociales, causas ambientalistas, jamás cubrió crimen organizado, pero en su hostigamiento fue tratado peor que un delincuente, lo que lo orilló a salir lejos del lugar que tanto amaba para trabajar. Hoy existen muchos cabos sueltos, pero las autoridades se han negado a investigar el ejercicio periodístico de Rubén”, fustigó Patricia Espinosa. “Los autores intelectuales del quíntuple homicidio en la Narvarte, ¿Dónde están? y ¿Quiénes son?”, insistió. Marcela Turati, colaboradora de Proceso, aseguró que Rubén Espinosa era un “poeta de la lente” que llegó exiliado a la Ciudad de México con miedo y que incluso en la capital del país sentía que le “seguían los pasos”. Turati afirmó que pese a que Espinosa huyó de la “narcomafia” de Veracruz, allá (Ciudad de México) fue asesinado. “Él nombraba a Veracruz la tierra escogida por la muerte, tenía miedo de ser tóxico, de que fuera estigmatizado por ser un reportero que daba entrevistas denunciando lo que pasaba en Veracruz, pero creía que las marcas Proceso y Cuartoscuro lo volvían un reportero que no sería agredido por los medios en los que colaboraba”. En un mensaje que Turati leyó ante todos los presentes, aseguró que la muerte de Rubén Espinosa y de Nadia Vera fue un “petardo que nos estalló en el corazón”, pues las mafias que lo asesinaron se metieron con el periodista “más valiente, el poeta de la lente, el incorruptible”, razón por la que muchos reporteros de Veracruz abandonaron la entidad o dejaron proyectos de investigación que venían trabajando. En el acto de protesta hubo varios periodistas y amigos de Rubén Espinosa que derramaron lágrimas en la plaza Regina Martínez. En la Caravana de Periodistas por Rubén, el contingente marchó por las principales calles del centro histórico haciendo paradas en la cochera del Palacio de Gobierno y en el edificio de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), en donde se pegaron cartulinas con el rostro de Rubén Espinosa impreso. “Que el gobernador que sale, Javier Duarte se lleve en la conciencia los asesinatos y desapariciones de reporteros, 19 asesinatos de periodistas y seis desapariciones en este sexenio”, expresó Turati. El Colectivo Voz Alterna (CVA), al que perteneció Rubén, también organizó un memorial del recuerdo con lonas, flores y veladoras en homenaje al fotoperiodista de Proceso. Mardonio Carballo, poeta y escritor de Chicontepec y Alonso Arriola, músico, compositor y también escritor, tocaron diversas melodías para homenajear a Nadia Vera y a Rubén Espinosa. Los integrantes de Defensa y Estrategias Integrales para el Desarrollo de Derechos Humanos y Territoriales (Deside) también colocaron lonas y cartulinas en la plaza Regina Martínez, así como la elaboración en yeso de las tres leyendas para recriminar al gobierno de Javier Duarte la vulnerabilidad en que activistas sociales y periodistas desarrollan su profesión en esta entidad.

Comentarios