Justifica INM aumento en deportaciones: flujo migratorio creció 150% por violencia, pobreza y sequía

miércoles, 3 de agosto de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Entre 2013 y 2015, la migración de centroamericanos que llegan a México con la idea de transitar hacia Estados Unidos, ha incrementado más de 150% por las condiciones de violencia, pobreza y sequía que padecen en sus países de origen, afirmó Ardelio Vargas, comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM). Lo anterior y no la contención de migrantes es lo que ha generado el incremento en el número de retornados que en lo que va de la administración de Enrique Peña Nieto es de unos 500 mil, 300 mil de los cuales han pasado por la estación migratoria de Tapachula, afirmó el funcionario en el Senado de la República. La mayoría de los que llegan a México son hondureños, salvadoreños, guatemaltecos, nicaragüenses y cada vez llegan más africanos, haitianos, asiáticos y cubanos, informó a legisladores. Recalcó que no ha incrementado la actividad de contención sino que han crecido los factores de flujo migratorio debido al corredor seco en Centroamérica que lleva 10 años ocasionado por el fenómeno de El Niño. La ONU, abundó, habla de 3.5 millones de personas en riesgo de hambruna en Nicaragua, El Salvador, Honduras y Costa Rica. Además, dijo: “hemos visto incrementos de grupos extracontinentales de manera exponencial. Por ejemplo, los cubanos pasaron de mil 800 en 2014 a 15 mil el año pasado. Están saliendo de su país a través de Brasil o Ecuador”. También hay países que expulsan a sus migrantes por violencia interna. Además de Centroamérica, está el caso de África. Al respecto dijo que la soberanía de esos países tiene fronteras abiertas, por lo que se requiere lograr acuerdos para que no continúen los flujos hacia México. “El INM no puede retener a esos ciudadanos extracontinentales en estaciones migratorias por tiempo indefinido, a los 45 días se les tiene que dar oficio de salida para que se regularicen o regresen a su país”, explicó. Vargas detalló que africanos y asiáticos no buscan llegar a la frontera con Tamaulipas, como los cubanos que van a Florida, sino que se dirigen a California, Estado Unidos. También refirió que en Tijuana hay siete mil 500 extracontinentales, que en mayo llegaron  dos mil 500 y todos generan problemas de seguridad, sociales y de salud. No obstante reconoció que el 60% de los migrantes en la frontera de Baja California son mexicanos y destacó el caso de los michoacanos que llegan con oficios expedidos por presidentes municipales en los que se especifica que hay violencia en su región y por eso salen del país. “Creen que con esos oficios les van a dar asilo en la Unión Americana y eso no es cierto”, advirtió. También reconoció que sigue el problema de niños migrantes que viajan solos. De nueve mil menores en 2013 se pasó a 40 mil el año pasado y el 38% de ellos son menores de 11 años y el 48% de menores y adolescentes viajan solos. México ha sido cuestionado por organizaciones civiles y defensoras de derechos humanos por su negativa a brindar asilo a migrantes y por el incremento en el número de deportaciones. El martes pasado, el diario Los Ángeles Times publicó un artículo de Mary Speck, analista del Grupo Crisis Internacional, en el que afirmó que México se ha convertido en el muro y “deportador en jefe” de migrantes que algunos políticos están pidiendo. Indicó que sólo el año pasado México deportó 166 mil indocumentados, entre ellos 30 mil niños, y la cifra total significa más del doble de los que deportó Estados Unidos en el mismo lapso. “Al detener y deportar migrantes, México se ha convertido en el ‘muro’ que ciertos políticos están pidiendo, lo que desde luego, no resuelve los problemas subyacentes”, consideró Speck, quien calificó a México como el “deportador en jefe”.

Comentarios