Alerta la Iglesia por 'fuerte represión” contra opositores a unión gay

lunes, 8 de agosto de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La arquidiócesis primada de México señala que, tras la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto para legalizar los matrimonios gay, puede venirse una fuerte “represión” contra quienes se oponen a este tipo de enlaces, como ya sucede en otros países. En su semanario Desde la fe, editado este domingo 7, la arquidiócesis asegura que “con la promoción del matrimonio gay ha venido la represión”, puesto que “quienes se oponen son tildados de ‘homofóbicos’ y sufren continuas burlas, persecución, insultos, amenazas”. En el último editorial de la serie titulada: “¿Por qué la Iglesia se opone a la iniciativa del Presidente que promueve el ‘matrimonio igualitario’?”, Desde la fe lanza esta llamada de alerta y cita algunos ejemplos de “la represión” que, en otros países, han sufrido quienes se oponen a estos enlaces y a la educación gay en las escuelas. Señala: “A un sacerdote católico le escupieron participantes de una ‘marcha del orgullo gay’. Un padre de familia que pidió ser avisado cuando en la escuela dieran lecciones de homosexualidad, para no enviar a su hijo, fue arrestado. Una maestra que se negó a leer un ‘cuento gay’ a los niños de guardería, fue despedida. Los centros de adopción son presionados para dar prioridad a parejas homosexuales que desean adoptar niños. Negocios relacionados con bodas (pastelerías, florerías, salones, etc.), cuyos dueños se han negado a dar servicio a ‘bodas gay’ han sido multados y/o clausurados”. El semanario de la arquidiócesis, que encabeza el cardenal Norberto Rivera Carrera, también alerta sobre la “intensa promoción” que a “nivel gubernamental y educativo” están teniendo las bodas gay. Dice al respecto: “Por citar un ejemplo, en Massachussets, primer estado de EUA que legalizó el matrimonio gay, se enseña en escuelas que la homosexualidad es natural. Se celebran en preparatorias ‘asambleas gays’, con difusión de folletos que explican cómo tener sexo homosexual, e incluso, dan direcciones de ‘bares gay’”. Y señala que en ese mismo estado, “en primaria se lee un libro de cuentos llamado ‘King & King’ (Rey y Rey) sobre dos reyes que se enamoran, se casan y besan en la boca. Y en kínder se lee el libro: ‘¿Quiénes están en una familia?’, con dibujos que muestran dos papás o dos mamás. La proporción de jóvenes de Massachussets que declaran ser homosexuales ha aumentado cincuenta por ciento”. El editorial cita al profesor David Crawford, del Instituto Juan Pablo II, de Washington, quien asegura lo siguiente: “Ninguna empresa, escuela o institución pública podrá oponerse a esta nueva ideología sin ser considerada un enemigo del orden público. Por consiguiente, los cristianos tendrán dos opciones: o adaptarse o ser excluidos de la escena pública”. Agrega Desde la fe: “¿Qué hay detrás de esta insistencia en legalizar y promover el matrimonio gay? Una intención: atentar contra el verdadero matrimonio, la familia y la Iglesia; crear un nuevo orden social, una nueva ‘normalidad’, sin leyes morales y sin Dios”. Y concluye señalando que la Iglesia “ama a los homosexuales”, pero se opone tajantemente al matrimonio gay porque “no santifica ni da vida”, causando además “daños físicos, psicológicos y espirituales”, y además pone a los “involucrados” en “grave riesgo de perder su salvación”. De esta manera, la principal arquidiócesis del país alerta sobre la represión que puede emprender el gobierno de Peña Nieto contra quienes se oponen a su iniciativa, presentada en Los Pinos el pasado 17 de mayo.

Comentarios