Diputados del PAN exigen a EPN amarrarse el cinturón

martes, 13 de septiembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La fracción del PAN en la Cámara de Diputados reclamó al gobierno de Enrique Peña Nieto que solicite un incremento de 1.5%, por ello exigió que así como el Legislativo se mantendrá con el recurso de 2016, la Federación haga lo mismo. Además, calificó de “irresponsable” el elevado endeudamiento. Marko Cortés Mendoza, coordinador de la fracción del PAN en San Lázaro, expuso que “el presupuesto del gobierno federal se está incrementando en un porcentaje tan importante que nosotros no podemos dejarlo pasar”. En especial se refirió al manejo “irresponsable de las finanzas del gobierno federal. Sólo el incremento de la deuda que ha tenido el gobierno federal priista de Enrique Peña Nieto nos va a costar a los mexicanos, en costo financiero, 91 mil millones de pesos, sólo el incremento financiero”. Y añadió, sorprendido: “Estamos hablando más de 10 veces lo que cuesta el presupuesto de toda la Cámara de Diputados. ¡De ese tamaño es la irresponsabilidad del manejo financiero!, al que el propio gobernador del Banco de México se refirió como que ya estábamos al límite de lo razonable”. Ese gran pasivo, alertó el panista Marko Cortés, se entiende como el que México “está a punto de entrar en una deuda que es irracional e incontrolable”. Incluso, sostuvo, ni el superávit primario planteado por el Ejecutivo y que suma 0.4%, es suficiente, “ni siquiera para el pago de intereses de esta deuda adquirida, que ha incrementado el gobierno federal de forma irresponsable”. Los panistas afirmaron que México ya está en crisis y que el “déficit” que solicita el gobierno representa 61 veces el presupuesto de toda la Cámara de Diputados. “Es de un tamaño que es insostenible y que va a seguir incrementando la deuda”, advirtieron. Si se aprueba como lo solicita el Ejecutivo, dijo el panista, se llegará a una deuda neta del 50% del Producto Interno Bruto, cuando el PAN se la dejó en un 36%. “Por ello es que, sí estamos en una situación de crisis, en donde debe haber un cambio en el modelo económico y en la política hacendaria del país” y no nada más de titular de Hacienda, sostuvo. El coordinador de los panistas consideró que parte de la crisis y la elevada deuda se debe a lo que ellos llamaron la “reforma fiscal tóxica”, que impulsó Luis Videgaray, asesorado por Oswaldo Santini, quien hoy es propuesto por Peña como el nuevo titular del Sistema de Administración Tributaria (SAT) y quien ha sido parte del equipo de José Antonio Meade desde fines de los noventa, cuando éste estuvo en la Consar. “Cuando el PRI-gobierno con sus aliados aprobó la reforma fiscal, señalamos que era tóxica, que iba a provocar cierre de negocios, pérdidas de trabajo y, final y lamentablemente, el tiempo nos dio la razón. “Cerraron muchos negocios, hubo muchas pérdidas de trabajo en México, pero no sólo eso, dejamos de atraer inversión extranjera. Alrededor de 12 mil millones de dólares, en el mismo periodo de Vicente Fox y en el mismo periodo de cuatro años de Felipe Calderón, 12 mil millones menos de inversión extranjera es lo que vino a México. Esa es la consecuencia de la tóxica reforma fiscal”, recordó. “La política fiscal de Peña Nieto no genera inversión, no genera crecimiento y no genera trabajo”, fustigó. Luego dijo que su partido se centrará en que los 11 gobernadores y 460 presidentes municipales cuenten con los recursos para lograr su desarrollo. El panista, al igual que el coordinador del PRI y del resto de los partidos, estuvo de acuerdo en que la Cámara de Diputados se mantenga con el mismo presupuesto de este año, pero también exigió al gobierno federal que, si está proponiendo un incremento, éste “sea consistente y congruente, así como nosotros lo estamos haciendo; buscando esquemas de ahorro, buscando esquemas de eficiencia, que el gobierno haga lo propio porque se está quedando muy corto, y nos preocupa más bien en dónde piensa hacer los recortes”. El PAN propone que el recorte se aplique en gasto corriente, en gasto operativo, superfluo y que es donde ha venido incrementando el gobierno, que lo disminuya, emplazó Marko Cortés, pero que el recorte no lo haga “en programas sustantivos, no en educación para nuestras universidades, no en salud, no en médicos ni medicinas, que no sea en el campo para los programas que ayudan a que el campo sea productivo, que sea en burocracia y en la Presidencia de la República”. También recordó que de 2013 a la fecha, año con año, la Oficina de la Presidencia “se ha incrementado 50% su gasto”. Marko Cortés dijo que del análisis que ya han realizado al presupuesto, detectaron que en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes se está proponiendo un recorte de 28%. El PAN busca saber si ello será “en obras de infraestructura, en qué tipo de proyectos, qué impacto tienen o si es en la burocracia de la propia secretaría”. Lo mismo sucede en Sedesol, donde hay un recorte de 20%, --que dicho sea de paso, sostuvo Cortés, el nuevo titular, Luis Enrique Miranda, “no tiene ningún tipo de característica que lo avale para ser un buen secretario para que combata la pobreza en México. Queremos saber si el recorte es en programas o en gasto corriente”. El coordinador de los panistas regresó al tema del superávit primario (gastar menos de lo que ingresa) propuesto por el Ejecutivo, e insistió en que para ellos no es suficiente. El PAN pidió un diálogo entre el gobierno y todas las fuerzas políticas para “reconocer en dónde no se está en el camino correcto”; por ejemplo, sugirió revisar el Programa Concurrente del Campo llamado PEC y que llega a los 350 mil millones de pesos. Se debe revisar, sostuvo, si los programas están funcionando. “Lo que nosotros le exigimos al gobierno es que acepte que se equivocó, que su política fiscal es errónea y que logremos juntos entonces encontrar la solución”, remachó el líder panista en San Lázaro.