El PRI se tiene que ir de Los Pinos en 2018: Anaya

jueves, 15 de septiembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El PAN cumple 77 años de su fundación con triunfos inéditos como oposición –40 millones de mexicanos gobernados en 11 estados– y con amplias posibilidades de recuperar la Presidencia de la República en 2018 con Ricardo Anaya, Rafael Moreno Valle o Margarita Zavala, la esposa de quien es acusado de propiciar la derrota de 2012: Felipe Calderón. El PAN se creó entre el 14 y el 16 de septiembre de 1939, en oposición al gobierno del general Lázaro Cárdenas cuya expropiación petrolera fue revertida por este partido y el Revolucionario Institucional (PRI), en 2014, con la promesa a los mexicanos –hasta ahora incumplida– de que la privatización implicaría bajar los precios de los combustibles. Otra victoria del PAN ocurrió en junio de este año, cuando ganó siete de las 12 gubernaturas en disputa. Nunca en su historia había logrado gobernar 11 estados –ni siquiera cuando tuvo el gobierno federal, de 2000 a 2012– donde viven 40 millones de mexicanos, un tercio de la población del país. Con este discurso triunfalista, por los resultados de la elección de junio, el presidente del PAN, Ricardo Anaya, encabezó esta noche la ceremonia del Grito en el Ángel de la Independencia, justo de donde salió por la tarde una marcha para exigir la renuncia del presidente Enrique Peña Nieto. Aunque hasta ahora no lo ha admitido públicamente, como ya lo han hecho explícitamente Zavala de Calderón y Moreno Valle, gobernador de Puebla, Anaya busca ser el candidato presidencial en 2018, en una contienda que desde ahora es ríspida debido a la disputa por el poder interno. Los tres asistieron hoy a la toma de posesión del gobernador de Durango, el expriista José Rosas Aispuro, cuyo apoyo se pelean rumbo a la candidatura presidencial, si bien este personaje parece perfilar su respaldo a Zavala, quien se hizo acompañar hoy por Calderón, acusado de apoyar al priista Enrique Peña Nieto en 2012. Los gobernadores electos que también podrían inclinarse por Zavala son los de Tamaulipas, Francisco Cabeza de Vaca; Aguascalientes, Martín Orozco; Quintana Roo, Carlos Joaquín González, y Chihuahua, Javier Corral, quien el año pasado contendió con Anaya por la presidencia del PAN. Miguel Ángel Yunes, gobernador electo de Veracruz, apoyaría a Anaya, aunque la alianza con Calderón la estableció desde que era un priista incondicional de Elba Esther Gordillo. Y Antonio Gali, de Puebla, claramente es catalogado como un subordinado de Moreno Valle. Además de estos siete gobernadores, el PAN tiene los de Baja California, Francisco Vega; Baja California Sur, Carlos Mendoza; Querétaro, Francisco Domínguez, y Guanajuato, Miguel Márquez, quien parece haber desistido de lanzarse por la candidatura presidencial ante la violencia en su estado. En la elección del 5 de junio, Acción Nacional duplicó el número de mujeres que son  presidentas municipales, como lo dio a conocer ante Anaya el alcalde de Huixquilucan, Estado de México, Enrique Vargas, presidente nacional de los munícipes de ese partido. “Hoy en el PAN estamos muy contentos, estamos muy orgullosos de los resultados electorales, estamos alegres, pero que nadie se confunda: no estamos mareados, tenemos los pies bien puestos en la tierra, sabemos cuál es nuestra responsabilidad, entendemos el tamaño del reto”, aclaró Anaya este miércoles 14. Citando a Carlos Carsolio, uno de los más grandes alpinistas de México, pidió serenidad, porque una de las reglas de oro en el alpinismo es que una vez que se ha alcanzado la cumbre, se debe estar contento, pero también se debe mantener la calma, “porque allá arriba en las alturas, en el triunfo, en la victoria, hay muy poco oxígeno y se puede marear con facilidad”. Y enfatizó: “Hoy en Acción Nacional, desde esta cima en la que nos colocaron los ciudadanos, decimos: estamos alegres, sí, pero sobre todo comprometidos, con los pies bien puestos en la tierra, con la claridad de lo que sigue, cumplirle a los ciudadanos, estar a la altura de las expectativas de la gente, resolver los problemas de la gente, demostrar que el PAN gobierna y que el PAN gobierna bien.” Sobre la disputa por la candidatura presidencial, que está claramente en curso, Anaya pidió no distraerse, pensar en las tres elecciones estatales de 2017, y prepararse para la de 2018. “Y de cara al 2018, estamos absolutamente convencidos: el PRI se tiene que ir de Los Pinos, el PRI le ha fallado a nuestro país, han fallado en materia de crecimiento económico. Hoy el país no crece ni siquiera la mitad de lo que crecía cuando gobernaba el PAN”. Anaya aseguró que el PAN va a salir unido del proceso interno por su tradición democrática: “Ya vendrá el momento de decidir quiénes sean las candidatas y candidatos, lo que les puedo garantizar es que vamos a llegar unidos, fuertes, y en 2018 vamos a ganar la Presidencia de México”.