Pide la CNDH protección para migrantes varados en garita de Tijuana

domingo, 18 de septiembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) pidió la implementación de medidas de protección para los cientos de solicitantes de asilo en la garita internacional de San Ysidro, en Tijuana. José Ascención Moreno, de la Coalición Pro-Defensa del Migrante, alertó que en la garita de San Ysidro, mes con mes se atienden 300 casos de personas desplazadas –en su mayoría huyen por la violencia–, quienes buscan asilo en el país vecino, pero apenas 1% logra su objetivo. El pasado 5 de septiembre, al presentar el estudio “La migración forzada mexicana hacia la frontera norte. ¿Y nuestra solidaridad?”, Moreno detalló que la mayoría de quienes buscan “asilo político” en Estados Unidos lo hacen con todo y familia, por lo que es muy común observar a mujeres y niños viviendo en estos refugios en la región fronteriza en lo que se resuelve su caso. En un comunicado, la CNDH informó que el pasado 13 de septiembre se registró la llegada de al menos 2 mil migrantes haitianos a Tijuana, quienes están a la espera de fichas por parte del gobierno estadunidense para la obtención de visas humanitarias. Destacó que ante el incremento desmesurado de solicitantes con la necesidad de permanecer en territorio mexicano, se advirtió que los migrantes no cuentan con las mínimas condiciones de estancia y seguridad durante el tiempo de espera para ser entrevistados. Por tal motivo, la CNDH solicitó al Instituto Nacional de Migración (INM), así como a diversas autoridades del gobierno de Baja California y al presidente municipal de Tijuana, la adopción de medidas cautelares urgentes en favor de esas personas ante el riesgo en que se encuentran por su situación de vulnerabilidad. Pidió a las autoridades que, de manera coordinada y de acuerdo con sus competencias, instruyan las medidas para que se proporcione alojamiento temporal a las poblaciones extranjera y nacional que se encuentran en situación de calle, dando prioridad en todo momento a las niñas, niños y adolescentes, así como mujeres embarazadas y adultos de la tercera edad. Además, que en los lugares de alojamiento que se acondicionen se les proporcione alimentación, espacios para aseo y atención médico-psicológica, con la finalidad de que se les pueda brindar el cuidado adecuado, especialmente a los grupos vulnerables mencionados, con pleno respeto a su dignidad y derechos humanos. Asimismo, se requirió a las autoridades implementar para otorgar la seguridad pública necesaria, en tanto dichas personas permanezcan en Tijuana, en los lugares de pernocta y durante su espera para ser atendidos por la autoridad norteamericana. Mediante escritos dirigidos al comisionado del Instituto Nacional de Migración, Ardelio Vargas Fosado; al secretario general de Gobierno de Baja California, Francisco Rueda Gómez; al secretario de Desarrollo Social de Baja California, Alfonso Álvarez Juan, y al presidente municipal de Tijuana, Jorge Enrique Astiazarán Orcí, la CNDH les hizo saber que dichas medidas deberán implementarse durante el tiempo que se requiera, evitando así la consumación irreparable de hechos violatorios a los derechos humanos. En los escritos dirigidos a las citadas autoridades, se alude al artículo 72 de la Ley de Migración que indica que el INM celebrará convenios con las dependencias del gobierno federal, gobiernos de las entidades federativas y de los municipios para implementar acciones para coadyuvar con los actos humanitarios, de asistencia o de protección a los migrantes que realizan las organizaciones de la sociedad civil legalmente constituidas, priorizando a las niñas, niños y adolescentes, para brindarles una atención adecuada a sus necesidades.