Peña premia a los que mienten en caso Iguala: EZLN y CNI

jueves, 22 de septiembre de 2016
TUXTLA GUTIÉRRREZ, Chis. (apro).- El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y el Congreso Nacional Indígena (CNI) dieron a conocer hoy que, a dos años de que “el mal gobierno cometió uno de sus peores crímenes” al desaparecer a 43 jóvenes indígenas estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa”, ahora premia a los responsables de mentir y tratar de deformar aún más la verdad, al tiempo que persigue y encarcela a quienes buscan la verdad y la justicia. En un comunicado conjunto, el EZLN y el CNI recordaron que este hecho sólo confirmó “la profunda oscuridad en la que nos encontramos en el país, y agitó el corazón y el espíritu individual y colectivo, haciendo que se iluminara la noche con la rabia, con el dolor y con la esperanza que encarnan ahora los familiares y compañeros de los 43, y que brilla en el rostro de millones de personas en todas las geografías del México y del mundo de abajo, y de la sociedad civil internacional solidaria y consciente”. “La desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa sigue en la impunidad, y buscar la verdad en medio de la pudrición del poder es esculcar en lo peor de este país, en el cinismo y perversión de la clase política, que no sólo sigue simulando buscar a los compañeros desaparecidos, sino que ante las crecientes evidencias que demuestran la culpabilidad del narco-Estado terrorista, se premia a los responsables de mentir y tratar de deformar aún más la verdad ?como es el cambio de Tomás Zerón, responsable de sembrar supuestas pruebas de su mentira histórica en el basurero de Cocula, a la Secretaría Técnica del Consejo Nacional de Seguridad?, dando una vez más cuenta de la naturaleza criminal del mal gobierno”, señalan ambas organizaciones de perfil indígena. Agregan que a la mentira, la simulación y la impunidad, “el mal gobierno suma los atropellos e injusticias contra quienes se han solidarizado y manifestado en apoyo a la lucha de los familiares y compañeros de los 43, como el joven Luis Fernando Sotelo Zambrano, solidario siempre con las luchas de los pueblos originarios –como las de Cherán, la Tribu Yaqui, los indígenas presos, las comunidades zapatistas–, a quien un juez ha condenado a 33 años y cinco meses por el séxtuple delito de ser joven, ser estudiante, ser pobre, ser solidario, ser rebelde y ser consecuente. “Esto miramos cuando miramos hacia quien arriba es poder: para quien asesina, encubre y miente, premios y protección; para quien se indigna y protesta contra la injusticia, golpes y cárcel”, acusan. El EZLN y el CNI también refieren las largas luchas que se viven en el sur, el occidente, el norte, la península, el centro y el oriente del país, donde se lucha contra los cacicazgos, contra el despojo de territorio, contra las grandes empresas transnacionales mineras, contra los grupos de choque, contra la embestida que amenaza con extinguir a los pueblos en resistencia de México. Luego explican que, al igual como lo ha hecho el magisterio en lucha, los pueblos originarios han buscado diálogos y respuesta “con el mal gobierno en sus demandas urgentes de respeto a los territorios, de presentación de los desaparecidos, de liberación de los presos, de justicia para los asesinados, de que salga la policía o los militares de nuestras tierras o de nuestras exigencias de seguridad y justicia”. Sin embargo, acotan, “el gobierno se niega hasta que detienen a los voceros en todo el país, el Ejército dispara contra los niños en Ostula, las máquinas destruyen las casas de quienes resisten en Xochicuautla, los federales disparan contra el pueblo digno que acompaña a los maestros en Nochixtlán. “Los malos gobiernos hacen como que dialogan y simulan durante años acuerdos con el pueblo Wixárika para lograr la restitución pacífica de su territorio, mientras configuran un reordenamiento violento de la región. “Y el gobierno platica como si no hubiera pasado nada y ofrece voluntad de ceder, siempre que ambas partes acuerden. El gobierno cede una parte de lo que acaba de destruir, libera a un preso, indemniza a la familia del asesinado, finge estar buscando a los desaparecidos. Y a cambio pide a los pueblos ceder su patrimonio colectivo, que es su dignidad, su organización autónoma y su territorio. “Los rostros de los 43 ausentes y la tenacidad de sus familiares y compañeros, son los otros 43 partes de guerra y resistencia. A ellas y ellos se suman los dolores, las rabias, las resistencias de los pueblos originarios y las rebeldías de millones en todo México y el mundo”, señalan el EZLN y el CNI en su comunicado. Y a que todo esto, “le siguen los partes de guerra y resistencia de lo otro perseguido y estigmatizado, de las mujeres violentadas, desaparecidas y asesinadas, de la infancia convertida en mercancía, de la juventud criminalizada, del trabajo explotado, de la rebeldía perseguida, de la naturaleza mancillada, de la humanidad adolorida. “Con toda esa humanidad, con esta tierra que somos, hoy reiteramos que la verdad y la justicia son una demanda irrenunciable, y que el castigo a los culpables, a todos los culpables, nacerá de la lucha de abajo, donde, ahora más que nunca y como pueblos originarios del Congreso Nacional Indígena, sabemos que no cabe rendirse ni venderse, ni claudicar”, advierten en la misiva.

Comentarios