Oposición en San Lázaro deplora Ejecutivo 'débil”, impunidad, corrupción…

martes, 6 de septiembre de 2016
CIUDAD DE MEXICO (apro).- Ejecutivo “débil”, vacíos de poder, impunidad, corrupción y un índice de desarrollo democrático en picada, es el resumen de la política interna en estos cuatro años de administración de Enrique Peña Nieto, señaló la oposición en San Lázaro. El diputado independiente Manuel Clouthier fue quien con todas sus letras llamó lo que está ocurriendo en México con Peña Nieto al frente y Miguel Ángel Osorio Chong conduciendo la política interna: hay un “Estado fallido”. “La política interna nos obliga a hablar de gobernabilidad… y en México hay zonas con cobro de piso, de impuestos, grupos de poder, gobiernos locales que violentan los derechos humanos y abusan de las arcas públicas, con lo que alientan más la crisis de gobernabilidad fomentada desde el poder”, acusó el sinaloense. Y puso ejemplos: “Ahí están los exgobernadores Humberto Moreira, de Coahuila; Guillermo Padrés, de Sonora, los mandatarios César Duarte de Chihuahua, Javier Duarte de Veracruz, incluyendo a Mario López Valdez de Sinaloa, sólo por mencionar algunos… urge acabar con esta impunidad”. Soltó como una de las causantes del desgobierno: “Quizá el problema es que los funcionarios están más preocupados por la sucesión del 2018 que en el proyecto de país que entregarán”. El PAN, a través de Nelly Márquez Zapata, fue directo: en política interna, acusó, el gobierno de Peña Nieto “ha fracasado”. En el análisis de la primera parte de la glosa del IV Informe de Gobierno, y en lo relativo a la política interna, el PAN recordó desde tribuna que al recuperar el PRI el gobierno federal dijo “que la estrategia de la anterior administración había sido errónea y que lo urgente era cambiarla totalmente”. También recordó que se modificó la organización de la administración pública –la cual estuvo bajo la confección de Virgilio Andrade, nombrado a la postre secretario de la Función Pública luego del escándalo de la “Casa Blanca” revelada por la periodista Carmen Aristegui–; una reorganización donde se concentraron funciones en la Segob y se desapareció la Secretaría de Seguridad Pública. Pero el resultado de todo ello, subrayó, no fue mejor y como muestra enumeró los casos de violación a los derechos humanos, ejecuciones extrajudiciales y movimientos sociales fuera de control que han costado vidas: Ayotzinapa, Tlatlaya, Tanhuato, Nochixtlán, “todos tienen este ingrediente de incertidumbre y soslayo de parte del titular del Ejecutivo”. Nelly Márquez Zapata incluso consideró que “el Ejecutivo ya no tiene interés o no tiene fibra política para estar informado”. “Fallaron los cuatro años y los dos que les quedan se los llevará la eventual implementación de la reforma constitucional del Mando Mixto, es decir, el tiempo se les fue y le incumplieron a México”, fustigó. En su evaluación, Movimiento Ciudadano (MC), a través de Salomón Támez Guajardo, sintetizó los cuatro años en materia de política interna: “La mala popularidad del presidente de la República es porque hay una mala dirección del país”. A veces, reseñó, hay hombres de Estado que toman decisiones impopulares, pero este no es el caso, pues “en México no hay hombre de Estado”. Tampoco hay un combate a la corrupción, no hay nadie en la cárcel por esos delitos, hay excesos o abusos de la fuerza pública, pero también hay desdén, es decir, “no se usa la autoridad cuando es necesario y se permite la existencia de grupos de poder”. Hay, insistió MC, un “Ejecutivo débil, hay vacío de poder”. Luego sostuvo que es el momento de que el Poder Legislativo actúe como contrapeso, asuma la política mediante la fiscalización, a través de puntos de acuerdos, de llamados. Morena, con Delfina Gómez Álvarez, aseguró que en política interna el gobierno de Peña Nieto está plagado de corrupción, que no ha sabido combatir la delincuencia organizada, recurre al uso de la fuerza para acallar la protesta y tampoco hay una gobernabilidad democrática. Como ejemplo a lo anterior, recordó que a pesar de haber ganado Morena la capital de Zacateca, los tribunales anularon la elección y se convocó a comicios extraordinarios. El índice de desarrollo democrático de México respecto del mundo está al nivel de El Salvador, Honduras o Colombia, bajó a la posición diez, deploró. Erik Juárez Blanquet, del PRD, dijo que México vive la peor crisis humanitaria y una evidente corrupción que ha salido a flote con las propiedades de la llamada “Casa Blanca” de Peña Nieto y Angélica Rivera, o la de Malinalco de Luis Videgaray. “México vive hoy la mayor crisis humanitaria de su historia, de violencia, de sus instituciones, de corrupción e ilegitimidad de su gobierno, sin parangón alguno en su historia reciente. No, no es un problema de credibilidad o de popularidad en las encuestas, como lo quieren hacer ver los corifeos del régimen y la comentocracia, que invade los espacios públicos de difusión y los debates en los medios de comunicación. “Sí, lo que estamos viviendo el día de hoy, es la caída en picada no de la popularidad de un gobernante y de su gobierno, sino la ausencia del componente básico que toda democracia exige a sus gobernantes, que es la legitimidad en el ejercicio del poder, una legitimidad que ya perdió Enrique Peña Nieto desde hace mucho tiempo, y que yace en el fondo de las mazmorras de sus errores y desaciertos; de su corrupción en su Casa Blanca y en el departamento de Miami, y en la de Malinalco; en sus conflictos de interés y en su tesis plagiada”, sostuvo. En tanto Panal, PES, PVEM y PRI se dedicaron a destacar logros del gobierno de Peña Nieto, al hablar de una disminución de crímenes, de trabajo y tranquilidad en el país.

Comentarios