'Renuncia inmediata” de la canciller Ruiz Massieu, exige PAN en el Senado

martes, 6 de septiembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La bancada del PAN en el Senado, la segunda más grande en esta cámara, pidió la renuncia “inmediata” de la secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, por no “asesorar debidamente al presidente sobre las implicaciones negativas de la visita de Donald Trump” a México y también demandó un diálogo directo con el presidente Enrique Peña Nieto, y los senadores para revisar la forma en que se conduce la política exterior del país. En un punto de acuerdo, firmado por el coordinador de la bancada, Fernando Herrera Ávila, así como por Mariana Gómez del Campo, Gabriela Cuevas Barrón y Juan Carlos Romero Hicks, los panistas sentenciaron que la visita de Trump a México el pasado 31 de agosto “tuvo un saldo desastroso” no sólo para el presidente de la República sino para la dignidad del país. El punto de acuerdo emite un “extrañamiento” y condena al presidente de la República y reclama la “renuncia inmediata” de la canciller Ruiz Massieu. Enseguida destaca las funciones constitucionales de la Secretaría de Relaciones Exteriores, como es “velar el buen nombre de México”. Ruiz Massieu “incurrió en una falta diplomática y política al no asesorar debidamente al presidente de la República sobre las implicaciones negativas de la visita de Trump”, se argumenta en el punto de acuerdo. En conferencia de prensa para dar a conocer este posicionamiento, el coordinador de los senadores del PAN afirmó que “el presidente se encuentra distraído. Las conveniencias internas de su gabinete lo hacen soslayar los problemas que debe atender de manera puntual”. Por su parte, el coordinador de los senadores del PRD, Miguel Barbosa, impulsó junto con los panistas Víctor Hermosillo y Juan Carlos Romero Hicks otro punto de acuerdo para demandarle a Peña Nieto un informe completo de la reunión privada con el candidato presidencial republicano de Estados Unidos. Debate en tribuna El tema de Donald Trump acaparó la atención del debate en la plenaria del Senado. La senadora del PT, Layda Sansores, argumentó que al primer mandatario Peña Nieto se le debe juzgar por el delito de traición a la patria, mientras que Armando Ríos Piter, del PRD, propuso un pronunciamiento para rechazar la construcción del muro fronterizo, y la senadora Dolores Padierna, también del PRD, subrayó que “lo peor es que Peña Nieto ni siquiera fue capaz de escuchar a sus propios exembajadores”, por lo que también propuso hacerle un “extrañamiento” al presidente de la República por la “nula defensa” de los intereses mexicanos frente al candidato republicano. Padierna planteó que el Senado se deslinde de la decisión de Peña Nieto de inmiscuir al país en la contienda interna de Estados Unidos y exigió la comparecencia de la canciller Ruiz Massieu. La senadora panista Gabriela Cuevas recordó que el Senado es “corresponsable, no cómplice” de la política exterior mexicana, y recordó que el “tema sustantivo” en este episodio es la defensa de la soberanía. En tribuna, Cuevas reiteró la petición de “renuncia inmediata” de Ruiz Massieu. De manera tibia, la priista Marcela Guerra Castillo pretendió defender la posición del gobierno peñista con halagos al diálogo, para enseguida considerar que Trump “logró unificar a los mexicanos y a los mexicano-estadunidenses en su contra”. La senadora independiente Martha Tagle afirmó que en el Senado no estaban hablando de la política xenófoba de Trump, sino de la pregunta “que se hace todo el mundo: ¿en qué diablos estaba pensando el presidente al prestarle al peor enemigo de su país la casa presidencial para beneficio de su campaña?”. Tagle coincidió en que el Senado debía hacerle un “extrañamiento” al presidente de la República. Por su parte, el senador Manuel Bartlett, del PT, recordó que haber invitado a dos candidatos es una violación al artículo 89 constitucional, fracción X, que establece los principios de la política exterior mexicana, y “ahí está la no intervención”. Bartlett indicó que la política exterior estadunidense es “bipartidista” y que tanto los demócratas como los republicanos han tenido una posición en contra de los migrantes mexicanos. Les reprochó a los panistas que han olvidado sus propios errores en política exterior durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón. “Ese Fox tan bravero hoy, fue servil de Bush. Calderón igual. Peña Nieto igual”, ironizó Bartlett.