'El Tequilero”, responsable del secuestro de mineros en Arcelia: Astudillo

miércoles, 7 de septiembre de 2016
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El gobernador Héctor Astudillo Flores afirmó que Raybel Jacobo de Almonte, El Tequilero, líder de una banda delictiva que opera en la región de Tierra Caliente, es el responsable del secuestro de trabajadores y del robo a la minera Beneficiadora de Minerales Temixco, localizada en Arcelia. De acuerdo con el mandatario, las autoridades trabajan para liberar al ingeniero Hugo Durán y al hijo de la contadora de la empresa de minerales, tal como lo hicieron con el caso del secuestro masivo que se registró a principios de enero en esa franja de la entidad controlada por la delincuencia. En ese entonces la banda de El Tequilero secuestró a 21 personas de los municipios de Arcelia y San Miguel Totolapan. Sus captores los liberaron después de que el gobierno de Astudillo negoció con Jacobo de Almonte y se comprometió a detener al líder del grupo antagónico, Johny El Mojarro Olascoaga Hurtado, jefe de La Familia y afincado en Arcelia. Desde hace dos años la revista Proceso ha documentado la lucha que mantienen El Tequilero y El Mojarro por el control de las zonas de producción y trasiego de drogas en la zona norte y la región de Tierra Caliente, y la forma en que la delincuencia se enquistó en la industria minera. Incluso se han convertido en socios de las empresas extranjeras y les rentan maquinaria con la anuencia de los tres niveles de gobierno. Para fijar una postura sobre el caso, Astudillo Flores, cuyo gobierno se ha caracterizado por impulsar proyectos mineros en zonas controladas por el narcotráfico, ofreció esta tarde una conferencia de prensa en Casa Guerrero. El gobernador destacó que el secuestro masivo de personas y trabajadores de Beneficiadora de Minerales Temixco inició con el plagio de seis mineros a finales de agosto, mismos que ya fueron liberados, pero ahora los delincuentes se llevaron a dos más que siguen cautivos. Afirmó que el primer bloque de trabajadores fue liberado tras “un operativo” del gobierno estatal, y ahora están en la misma ruta para que la banda de El Tequilero deje libres al ingeniero Hugo Durán y al hijo de la contadora de la empresa Beneficiadora. “No doy detalles, porque si no al rato me van a decir que no. Como en aquella ocasión, cuando fueron liberados los 21 y que finalmente dijeron que no habíamos tenido nada que ver, y la verdad es que fue una operación muy detallada para que fueran liberados”, expresó en referencia al caso del secuestro masivo ocurrido en enero pasado en Tierra Caliente. Entre los plagiados había una familia completa de Arcelia y cinco profesores del municipio de Ajuchitlán del Progreso. En esa ocasión, el grupo de El Tequilero difundió un video en redes sociales, donde confirmó que la liberación de las víctimas fue pactada con las autoridades. Un hombre armado y encapuchado afirma en la grabación que El Mojarro provocó el cierre de la mina de oro Campo Morado, en Arcelia, en febrero del año pasado, porque les exigió una cuota de 20 millones de pesos a los empresarios belgas, y que el líder de La Familia tenía una flotilla de camiones de carga que rentaba a la minera. Además, El Tequilero exigió al gobernador Astudillo y al fiscal Xavier Olea Peláez cumplir su compromiso de detener a El Mojarro, pues de lo contrario, advirtió entonces, la violencia seguirá en esta zona productora de oro y amapola. Hasta el momento El Mojarro sigue operando impunemente en Arcelia, donde es protegido por autoridades de los tres niveles y empresarios mineros, mientras que El Tequilero mantiene su bastión en el municipio vecino de San Miguel Totolapan, la principal zona productora de amapola de la entidad. Desde el año pasado el exdiputado federal perredista vinculado con el narco, Catalino Duarte Ortuño, acusó públicamente al exalcalde de San Miguel Totolapan y actual diputado local priista, Saúl Beltrán Orozco, de ser compadre de El Tequilero y permitir que convirtiera en su bastión ese municipio, considerado como el principal en la producción de heroína y mariguana.

Comentarios