Exclusión de familias no tradicionales vulnera los derechos humanos: Conapred

viernes, 9 de septiembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A unas horas de que se realice la marcha contra el matrimonio homosexual y por la defensa del modelo tradicional de familia, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) destacó que en un Estado laico y democrático “no es aceptable la imposición de ideología o creencia alguna por encima del reconocimiento de los derechos humanos”. En un comunicado, destacó que a partir de la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto para permitir matrimonios igualitarios, surgieron “voces que, con base en creencias e ideologías, algunas de índole religioso”, exigen que se reconozca un único modelo de familia. Precisó que el Estado mexicano reconoce a la familia como realidad social, incluidas todas las formas y manifestaciones que de ella existen en la sociedad y el derecho de todas las personas al matrimonio sin discriminación alguna. En ese sentido, apuntó, fomentar la discriminación hacia las personas por su condición u orientación sexual y de género, así como pretender excluir a las familias que no reproducen el modelo nuclear tradicional, a través de expresiones y discursos que pueden incitar al odio y a la violencia, como ha ocurrido en los últimos meses, “vulnera los derechos humanos de todas las personas”. El organismo reconoció el derecho a expresar libremente y conservar sus creencias a quienes demandan el reconocimiento de un modelo único de familia, no obstante, subrayó, “en un Estado laico y democrático no es aceptable la imposición de ideología o creencia alguna por encima del reconocimiento de los derechos humanos”. En su comunicado, el Conapred precisa que de acuerdo con la tesis de jurisprudencia (1ª./J.46/2015) de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, “las parejas homosexuales tienen el mismo derecho a contraer matrimonio que las parejas heterosexuales. No reconocerlo, de acuerdo con la Corte, implicaría una ofensa a su dignidad y a su integridad“, resaltó. El reconocimiento a los diversos tipos de familias que ha hecho el máximo tribunal en México, agregó, encuentra su fundamento en el principio de que “todos somos libres e iguales en derechos y dignidad. Libres para determinar a quién amar y con quien compartir la vida”. De acuerdo con el documento, de 28 millones 700 mil hogares, sólo 11 millones 700 mil (40.7%) están habitados por parejas heterosexuales casadas y con hijos comunes a ambos cónyuges. La mayoría restante son parejas en unión libre (16.6%) y personas que viven solas (9.4%), así como en hogares con una jefa sola (16.3%) o un jefe solo (4.4%).

Comentarios

Otras Noticias