Persisten agresiones a comunicadores y activistas en el país: Segob

viernes, 13 de enero de 2017
CIUDAD DE MEXICO (apro).- Después de más de un año de negociaciones entre organismos de derechos humanos y la Secretaría de Gobernación (Segob), este viernes el titular de la dependencia, Miguel Ángel Osorio, accedió a encabezar un acto de reconocimiento público a la labor de los defensores y miembros de organizaciones civiles. Tras un año en que activistas y destacados miembros del movimiento de derechos humanos fueron blanco de campañas de desprestigio, Osorio Chong reconoció "los retos" y pendientes para garantizar el trabajo de comunicadores y activistas. En el marco de la inauguración del “Foro internacional de defensores de derechos humanos, retos y experiencias”, organizado por la CNDH y la oficina en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Osorio Chong se comprometió a impulsar una campaña para difundir la contribución de los activistas al país. Ante los relatores especiales sobre la situación de los defensores de la ONU y de la CIDH, Michel Forst y José de Jesús Orozco, respectivamete, así como del representante del ACNUDH, Jan Jarab, y el presidente de la CNDH Luis Raúl González Pérez, el titular de la política interna del gobierno de Enrique Peña Nieto habló del Mecanismo de Protección para las Personas Defensoras y Periodistas y de sus supuestos avances en acortar los tiempos de atención a los solicitantes de medidas de seguridad. Sin embargo, Osorio Chong señaló que los principales problemas en esa materia se encuentran en los estados, por lo que aseguró que la dependencia está "acompañando a los gobiernos de las entidades en la implementación de acciones estructurales para eliminar las causas de fondo que propician agresiones y amenazas”. En el acto de reconocimiento, que forma parte de uno de los puntos pendientes de atender en la recomendación general 25 de la CNDH, el funcionario federal agregó que la Secretaría de Gobernación colabora con los estados "promoviendo cambios legislativos e impulsando la creación de instituciones para homologar los mecanismos de protección de defensores en el país". Al término de su exposición, Osorio Chong fue increpado por integrantes de los movimientos indígenas en defensa de la tierra de Xochicuautla, Estado de México, y Juchitán, Oaxaca, así como de madres de desaparecidos en el país, para quienes no tuvo otra respuesta más que canalizarlos con el subsecretario de Derechos Humanos, Roberto Campa Cifrián. En tanto, el procurador general Raúl Cervantes dijo a los defensores presentes que "no están solos", y reconoció que son necesarios "para coadyuvar y construir estas instituciones aún más fortalecidas, generar y fortalecer métodos y protocolos que estén funcionando y mejorar o crear nuevos para la protección de los derechos de las defensoras y los defensores de derechos humanos". Antes de la intervención de los funcionarios federales, en un breve discurso, el relator de la ONU Michel Forst expresó su preocupación de que en México "se agreda a defensores que sacrifican hasta su propia vida para que disfrutemos de los derechos". Forst, quien inicia su visita oficial de trabajo este lunes 16, recordó la responsabilidad de los Estados para "defender e investigar los ataques en su contra y garantizar que trabajen en las mejores condiciones". Tras aludir a figuras emblemáticas en los movimientos de protesta civil pacífica y por la lucha de los derechos civiles, como Mahatma Gandhi y Rosa Park, Forst hizo un llamado a no abandonar a los defensores cuya labor, enfatizó, es "el soplo vital que la democracia". Jan Jarab, representante del ACNUDH, y quien influyó de forma relevante para que se llevara a cabo el acto de reconocimiento este día, advirtió que pese a que los defensores "denuncian con valentía las injusticias, exigen que se pongan fin e investiguen los abusos y se erradique la discriminación en todas sus formas", son blanco de ataques y su trabajo es frecuentemente obstaculizado. El funcionario de la ONU destacó que en el mundo la labor de los defensores no es sencilla, sobre todo en momentos en que "la intolerancia ha ido en aumento". En el caso de los defensores mexicanos, Jarab destacó que a ellos se debe "la construcción del andamiaje institucional del país en la reforma constitucional de 2011", que colocó los derechos humanos en primer plano. "Sin la mirada experta y exigencias de los defensores de derechos humanos, no pueden entenderse las iniciativas legislativas en materia de tortura y desaparición de personas, que han sido impulsadas de manera decidida por los familiares, en busca de mayor transparencia y acceso a la justicia, de manera que los defensores han sido clave en la respuesta del Estado", sostuvo. Al considerar a los activistas como "custodios y promotores de la democracia y del estado de derecho", Jarab lamentó que "este rol en nuestros tiempos sigue representando un alto riesgo para los defensores, quienes pueden sufrir detrimentos a sus derechos por defender los de los demás". El relator de la CIDH, el mexicano José de Jesús Orozco, señaló que a nivel regional hay un preocupante incremento de "obstáculos al trabajo de los defensores", así como de los agravios que van desde "asesinatos, agresiones a la integridad, amenazas, estigmatización, criminalización de sus actividades de defensa, restricciones al financiamiento de las organizaciones, además de actividades de inteligencia ilegales desarrolladas en su contra". Luego señaló que la CIDH mantiene "mecanismos de protección subsidiarios a los Estados, con la finalidad de que los defensores ejerzan su legítimo derecho a defender derechos de los demás", y recomendó tanto a Estados como a particulares "abstenerse de imponer obstáculos que dificulten su labor". Orozco agregó que los Estados están obligados a implementar "políticas públicas que permitan la libre actuación" de los defensores, y qué "remedio más eficaz para protegerlos es investigar y sancionar" a los responsables de agredir a los activistas. El presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, recordó que desde el año pasado que se emitió la recomendación general 25 "sobre agravios a personas defensoras de derechos humanos", estaba pendiente la realización de un acto de reconocimiento público de la labor de los activistas, así como la realización de una amplia campaña federal para dar a conocer la importancia de su participación. Tras pedir a Osorio Chong la implementación de la campaña, González Pérez señaló que en México los defensores con frecuencia son víctimas de amenazas, hostigamiento, persecución judicial, desaparición y asesinatos. Incluso sostuvo que uno de los retos es evitar "que su labor sea criminalizada, que enfrente restricciones o sea difamada, así como dar garantías reales a su labor y generar un entorno seguro con condiciones propicias para su desarrollo, hasta reconocer el papel que tienen para la consolidación de la convivencia pacífica, el estado de derecho y el respeto a la dignidad humana". Ante la próxima toma de posesión de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, González Pérez convocó a la creación de un "frente" para dar una respuesta institucional y conjunta a las "expresiones discriminatorias, misóginas, xenófobas o de exclusión que habrán de elevarse a partir del 20 de enero". En el evento participaron también la consejera de la CNDH y directora de Freedom House México, Mariclaire Acosta, y los presidentes de las comisiones de derechos humanos del Senado y de la Cámara de Diputados, Angélica de la Peña y Armando Canales, respectivamente.

Comentarios