Con Trump en la Casa Blanca, México debe seguir 'una estrategia del bueno, el malo y el feo”: Fox

jueves, 19 de enero de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El expresidente Vicente Fox Quesada señaló que ante la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, es indispensable que el gobierno de México “siga una estrategia del bueno, el malo y el feo”. “Creo que el bueno en busca de negociaciones constructivas, positivas, tratar de verle la cara buena al asunto, es Luis Videgaray, para eso se le puso ahí (en la Cancillería), y esperamos que él intente por las buenas entenderse con este tipo, pero nos es indispensable el malo, porque éste (Trump) no entiende de razones, no ha entendido de argumentos, no ha entendido las voces del mismo pueblo de Estados Unidos", puntualizó en entrevista con Radio Fórmula. El guanajuatense señaló que, durante su campaña, el magnate "hizo y deshizo a su antojo" y como candidato electo no ha habido cambio alguno de su parte, y tampoco de México, "salvo decir que nos estamos preparando". Pero ha llegado el momento de actuar y trabajar, y en ese sentido, dijo, el Congreso de la Unión debería de hablar con claridad. De acuerdo con el expresidente, se está procesando una posible ley que prohíba tajantemente al Poder Ejecutivo invertir un solo centavo en "la tontería del muro", pero eso debe saberse ya, desde ahora, de forma formal e institucionalmente. "Un año y medio de estarlo escuchando, de no cambiar ni un ápice, ni un centímetro su posición, nos debe de hacer ya tomar una posición, en el entendido de que ese es el escenario que vamos a tener". En el caso del Tratado de Libre Comercio, agregó, la posición de México ya debía estar perfilada. "Afortunadamente este tipo (Trump) lo que puede es sacar a Estados Unidos de ahí, y el gran perdedor sería el propio Estados Unidos, porque me supongo seguiría el acuerdo Canadá-México". Desde el mismo lunes, subrayó, México debe poner un hasta aquí a las ofensas, al hecho de que haya escogido al país como su juguete y que nos esté causando tanto daño. “Ya es tiempo de que el presidente Enrique Peña Nieto ponga en acción esa ficha, porque fue muy tímida su declaración de que no se pagaría por el muro”. También los secretarios de Gobernación y Hacienda, Miguel Ángel Osorio Chong y José Antonio Meade, respectivamnte, sostuvo, deben tomar una posición firme y fuerte. "Yo creo que dejarle sentir a este tipejo que puede llevar adelante sus ideas distorsionadas, más se va a animar a seguirle. Es de ese tipo de autoritarios, y los autoritarios nunca cejan de perseguir con el poder sus propias ideas. No escuchan a nadie, no hacen caso a nadie. No ha formado un equipo que nos diera alguna esperanza de que abría racionalidad en las discusiones", dijo. México, subrayó, es mucho más grande que Trump y "no tenemos por qué soportarlo”. Y remató: “Tenemos dignidad, tenemos soberanía, pero a la vez tenemos inteligencia, recursos, fortalezas que nos permiten navegar en aguas tranquilas o en aguas complicadas que son las que él (Trump) nos está planteando". Reforma energética debió hacerse hace 18 años El expresidente también habló del gasolinazo, y aseguró que el aumento de precios a los combustibles no es culpa del presidente Enrique Peña Nieto, sino del presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, porque la reforma energética debió haberse hecho hace 18 años. Con el expresidente Ernesto Zedillo no se pudo sacar, aunque tuvo toda la intención; y Felipe Calderón tampoco lo pudo lograr, resaltó. "El presidente Peña logra la primera parte que es sí lograr la reforma, pero ahora está atascado batallando para que proceda la reforma. Entonces, actuar 18 años tarde y como hicimos en materia de petróleo, nos lleva al gasolinazo. "No es culpa del presidente Peña, para nada; no es culpa de la economía: es tardarnos en decidir". Si esa reforma se hubiera decidido hace 18 años, agregó, el país sería otro, y ahora Peña Nieto tiene que hacer el sacrificio de entrarle a los temas en donde le pueda dejar a México un legado para que las cosas caminen bien al futuro. Finalmente dijo que López Obrador no es el camino del país, ya que se va a acabar como Venezuela, Cuba, Ecuador o Bolivia, quebrados y sin empleo.

Comentarios