Reconoce Hacienda malestar social por alza a gasolinas pero descarta estímulos fiscales

lunes, 2 de enero de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Miguel Messmacher Linartas, afirmó que la autoridad hacendaria está consciente del malestar entre los mexicanos ante el alza en el precio de las gasolinas. Sin embargo, descartó algún estímulo para contrarrestar los efectos de la medida. En una reunión con corresponsales extranjeros soltó: “Bueno, estas cosas siempre generan malestar... Es muy claro, es comprensible y pues es una labor muy importante que nosotros tenemos que hacer, de salir a explicar por qué se está haciendo. Y que, de nuevo, esto no se debe a un incremento en impuestos, esto se debe a un incremento en los precios internacionales de los combustibles, y tenemos que seguir saliendo a explicar por qué es que esto está pasando, para que la población y los hogares lo entiendan”. Messmacher remató: “Nos queda claro que obviamente es una medida impopular”. Según el funcionario, el alza de las gasolinas es un proceso que ha venido manejándose durante varios años. Precisó que en el 2015 pasamos de un esquema de precios únicos a precios máximos; ya en el 2016, los precios en el país empezaban a moverse con las referencias internacionales, todavía dentro de una banda acotada. Para este año, añadió “lo que estamos viendo es la continuación de este proceso donde pues desafortunadamente coincide con un incremento relevante en los precios internacionales del petróleo”. Lo anterior, detalló, por un aumento en los precios de la mezcla WTI y del Brent, de los distintos marcadores, asociado a la restricción que hizo la Organización de Países Exportadores de Petróleo  (OPEP) en cuanto a niveles de producción en cuanto a una participación muy importante de Arabia Saudita, pero también de Irak, de Irán y de Rusia. “Realmente lo que está sucediendo y lo que estamos viendo es que se está transfiriendo ese incremento en precios internacionales del petróleo y el impacto que eso tiene sobre los combustibles, dado que es el principal insumo, pues se está viendo el efecto de ese incremento en los precios internacionales” aseguró el subsecretario de Ingresos. Y reiteró que no se debe a un incremento en los impuestos que, de hecho, ya están fijos desde finales de 2015. Sin embargo, la Confederación Patronal de la República Mexicana reprochó que dicho impuesto “es muy alto y daña al consumidor final”. Banxico afrontará impacto inflacionario Miguel Messmacher defendió que cualquier apoyo a combustibles tiende a ser altamente regresivo con el uso muy concentrado en los hogares de mayores ingresos, donde cerca del 30% de los hogares de mayores ingresos concentran el 70% del consumo. “En ese sentido pues no se consideraba que fuera una buena medida de política pública el que se estuviera manteniendo un precio artificialmente bajo para los combustibles”, concluyó. Sobre al efecto inflacionario del alza en el precio de las gasolinas, Messmacher le aventó la bolita al Banco de México (Banxico), encabezado por Agustín Carstens. “Entre el 2010 y el 2013, estuvimos observando incrementos en los combustibles que se observaron entre 11% y 13% y donde la inflación anual en esos años terminó entre tres y medio y cuatro y medio por ciento, con un muy buen trabajo por parte del Banco de México para evitar que los incrementos que se dieron en los combustibles pudieran reflejarse en contaminación generalizada de las expectativas de inflación, o que afectaran de manera importante los precios de otros bienes y servicios”.