Exige la Arquidiócesis acabar con 'sueldazos” y privilegios de la clase política

lunes, 23 de enero de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).— La arquidiócesis primada de México asegura que mientras disminuye el poder adquisitivo de la gran mayoría de la población, debido al reciente incremento en los precios de los combustibles, la clase política y la burocracia gubernamental se destinan “sueldazos” y prebendas con dinero que manejan de “forma oscura” y “con criterios opacos”. En la reciente edición de su semanario Desde la fe, la arquidiócesis señala que la “espiral inflacionaria” ya “comienza a verse reflejada en los insumos de la canasta básica”, así como en el “aumento de impuestos locales y municipales”, los cuales han “impactado de manera directa en la economía de millones de familias que viven al día con salarios de hambre”. Precisa: “En los últimos tres años, los productos básicos subieron cerca del 27%, y el poder adquisitivo de los trabajadores disminuyó en 11%. Esto sin duda se agravará por eventuales incrementos a los combustibles y energéticos indispensables en los hogares –gas LP y electricidad-- sujetos a leyes de la oferta y la demanda”. En su editorial titulada “Recortes y austeridad”, Desde la fe indica que mientras la mayoría de la población se empobrece de esta manera, “la clase política y la burocracia instaladas en las estructuras del poder han echado mano del dinero de forma oscura, con criterios opacos para gastar más de lo asignado, generándose el endeudamiento impagable, o bien, por subejercicios sin justificación”. Pone como ejemplo “los dineros destinados a una errática Coordinación de Comunicación Social de la Presidencia de la República” que, en todo el gobierno federal, goza de un presupuesto de casi dos mil millones de pesos. Pide suprimir los “sueldazos de casi medio millón de pesos mensuales de los once ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, además de prestaciones y privilegios”. También pide “acabar con las inmorales prebendas de diputados, senadores y de todos aquellos para quienes el gasolinazo es solo noticia en la sección de política de cualquier diario nacional”. Agrega: “Los mexicanos no están dispuestos a seguir pagando sacrificios cuando una minoría está apoltronada en la cima del poder, viendo cómo el barco hace agua”. Señala que “hay privilegiados a los que el gasolinazo hace lo que al viento a Juárez: la clase política se encuentra en la cúspide de esta pirámide de injusticia y avaricia; son éstos los que aderezan el discurso con un poco de demagogia populista y juran que es tiempo de amarrarse el cinturón para demostrar la austeridad urgente de estos tiempos”. Indica que esta gran desigualdad está generando una enorme “hipoteca social”, y aumenta el “hartazgo y el enojo de los ciudadanos de a pie”. Por ellos, pide por último “perseguir la corrupción y actuar con responsabilidad antes de que el curso de la historia socave lo que tanto trabajo ha costado al pueblo de México: estabilidad y paz social”.