Pide Cárdenas a Peña cancelar reunión con Trump; lo está recibiendo 'con un portazo en la nariz”, dice

miércoles, 25 de enero de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luego de que presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este miércoles la orden ejecutiva para la construcción del muro en su frontera sur, y de que volvió a decir que México pagará por él, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano señaló que es indignante y pidió al presidente Enrique Peña Nieto cancelar la reunión programada con Trump porque "se le estará recibiendo con un portazo en la nariz". Contrario a la postura del presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, quien ayer celebró la visita de Peña con el mandatario estadunidense –-programada para el próximo martes 31 en Washington-- e incluso aseguró que “cuenta con el respaldo del pueblo de México”, Cárdenas soltó: “Me parece que lo menos que podría hacerse en estas condiciones sería no acudir, cancelar la visita a Estados Unidos, y buscar una posición digna para México”. Subrayó: “Hoy, nada menos, se nos está anunciando que el muro se construirá con una altura de 16 metros en toda la longitud de nuestra frontera, con un enorme gasto que el presidente de Estados Unidos buscará cargar a nuestro país. Me parece que este es el recibimiento que hoy se está haciendo a los enviados del gobierno mexicano, y que, si está anunciada una visita del titular del Ejecutivo, se le estará recibiendo con un portazo en la nariz”. Durante su participación en el foro “Proyecto Ciudadano para México”, en el hotel Hilton, el experredista precisó que de cumplirse la amenaza de DonaldTrump de perseguir a los inmigrantes ilegales, los problemas en México se agudizarán debido a crisis política y social que enfrenta el país. “México se encuentra en las condiciones de mayor deterioro político, social y económico de las ultimas décadas, ha sido un retroceso continuo, se han destruido los tejido productivos en la agricultura, petroquímica y pequeñas empresas”. Añadió: “La economía tiene serias deficiencias, se ha sumado una creciente desigualdad y habrá que agregar ahora las amenazas que han empezado a lanzar Trump de expulsar a migrantes”. Luego de preguntar si las autoridades han previsto ya cómo protegerán el empleo en México y cómo se garantizará que las remesas no se vean reducidas, el excandidato presidencial destacó que el gobierno federal debería empezar a tomar medidas emergentes y hacer cambios en la política económica, como crear empleos formales de manera masiva para recibir a los trabajadores que puedan ser deportados por el gobierno estadunidense. Sobre los ejes para construir un nuevo proyecto de nación, sostuvo que las riendas de la política energética deben ser retomadas por el Estado, pero también –dijo– tienen que modificarse las reformas Educativa, Laboral y Financiera, y garantizar los derechos humanos de todos los mexicanos, así como combatir de forma eficaz la corrupción y la impunidad “desmedida”. “La corrupción y la impunidad deben sancionarse con rigor, es la primera obligación de una autoridad responsable. La inseguridad y la delincuencia se vinculan con las anteriores, no basta con el combate policiaco, el fenómeno no es autónomo, pero está relacionado con el desempleo, oportunidades para los jóvenes y el rezago económico. Erradicar la corrupción y combatir la delincuencia no son temas partidarios ni de ideología”, puntualizó. Cárdenas hizo un llamado a todos los sectores de la sociedad mexicana a unirse en un sólo frente, sin intereses de ningún tipo, para construir juntos una nación más igualitaria. “Un llamado a todos los grupos progresistas, inconformes. Un movimiento amplio, plural, colectivos organizados, gente de partidos y sin partidos, militares, sindicato y académicos, gente de la cultura y el arte para cambiar juntos. Una reunión sin jefes, jerarquías y candidatos. Reunámonos ya, pensemos que sólo la unidad que construya una mayoría social, podrá tener la capacidad de cambio”. Ayer, López Obrador señaló que independientemente de las diferencias que puedan existir entre él y Peña Nieto, “estos son momentos de unidad”, y aplaudió que exista una agenda pública en la reunión que sostendrán los mandatarios de México y Estados Unidos el último día de enero. El tabasqueño convocó a Peña a mantener firmeza en las decisiones, “sin exabruptos, sin arrogancia, pero con firmeza, como un representante de un país libre y soberano”. Asimismo, exhortó al Ejecutivo a dar a conocer los resultados de su reunión con Trump para “que haya transparencia”, porque los mexicanos no quieren solo un encuentro “para que se vaya a tomar la foto, ni mucho menos un acuerdo en donde se hagan arreglos privados”. Se requiere “un diálogo público de cara a los mexicanos”, apuntó.