Exigen padres a PGR una mesa para aclarar 'engaños” en caso Ayotzinapa

jueves, 26 de enero de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A dos años y cuatro meses de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, los padres de los estudiantes exigieron que el procurador Raúl Cervantes Andrade los reciba "de inmediato" para acordar la fecha de una mesa de diálogo en la que buscarán respuestas respecto a los "engaños" y el "encubrimiento" de las autoridades mexicanas en la investigación del caso. Para conseguir una audiencia con el procurador, los padres bloquearon tres calles aledañas a la Procuraduría General de la República (PGR), junto con integrantes organizaciones sociales. Entre los puntos que quieren discutir con Cervantes, se encuentra el hecho que la PGR aun no resuelve la investigación interna que exhibió las irregularidades en las que incurrió la Agencia de Investigación Criminal (AIC), y sobre todo Tomás Zerón de Lucio, quien encabezaba la dependencia cuando ocurrió la agresión. Esta investigación, realizada por la visitaduría interna de la PGR y que reveló Proceso, confirmó que Zerón alteró evidencias. Aun así, el presidente Enrique Peña Nieto lo promovió a la cabeza del Consejo de Seguridad Nacional (CNS). Los padres también denunciarán que las autoridades "ocultaron información sensible" al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI). Una de ellas es la presencia del número telefónico de Omar Hamid García Garfush en la libreta de contactos de Sidronio Casarrubias, al que la PGR identifica como líder del grupo criminal Guerreros Unidos, como lo reveló Proceso. La PGR nunca informó al GIEI sobre esta libreta. "Nos preguntamos qué hubiera pasado si nuestros nombres hubieran aparecido en la libreta", declaró Vidulfo Rosales Sierra, abogado de los padres. Y se contestó a sí mismo: "nos hubieran exhibido en la televisión como miembros de Guerreros Unidos". Peña Nieto nombró a García Garfush en la AIC en noviembre pasado, donde ocupó el cargo que dejó Zerón. "Se encuentra aquí en este edificio", sostuvo Rosales, señalando con su mano los vidrios azules de la sede de la PGR. "Ése es el tipo de funcionarios que tiene esta institución", deploró. Además, los padres reclamarán a Cervantes que la PGR no informó a los expertos del GIEI que detuvo en junio de 2014 en Iguala un autobús operado por Guerreros Unidos y cargado de heroína, que iba rumbo a Chicago. "Esa información no se puso a disposición del GIEI pese que se le solicitó en varias ocasiones", deploró Rosales. "Quieren ocultar el móvil fundamental de la agresión, pretenden ocultar que Guerreros Unidos transporta heroína de Iguala a Chicago con autobuses privados y públicos", aseveró. Los padres denunciarán que la PGR no detuvo a los policías municipales de Huitzuco y los policías federales que fueron "plenamente identificados" por su involucramiento en la desaparición forzada de los normalistas. "¿Qué interés tiene la PGR para solapar y encubrir a los narcopolicías?", preguntó Rosales. Desde el nombramiento de Cervantes en la PGR, en octubre pasado, "no nos hemos reunido ni una vez con él", deploró el abogado. Alineados frente a la sede de la PGR, de la que mantuvieron el acceso cerrado, exhibieron los rostros de sus hijos impresos en cartulinas. Reiteraron su compromiso de no descansar hasta encontrarlos y conocer la verdad sobre el caso. "La justicia en México también está desaparecida por el Estado" lamentó Felipe de la Cruz, vocero de los padres.

Comentarios