Slim pone en duda modelo económico de Trump; "enfrenta cambios con mirada hacia atrás", dice

viernes, 27 de enero de 2017
CIUDAD DE MEXICO (apro).- El hombre más adinerado del país, Carlos Slim Helú, puso en entredicho el modelo económico propuesto por el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump. En rueda de prensa realizada en las oficinas del Grupo Financiero Inbursa, el magnate, quien en diciembre pasado cenó con Trump en el Mar-a-Lago, su resort en Palm Beach, Florida, habló de los claroscuros del nuevo mandatario estadunidense. Lo consideró “un gran negociador”, al grado de hacer la metáfora de que el republicano encarna un “negociator” y no un “terminator”. Slim conoce bien a Trump, y este día al lado del micrófono tuvo siempre a la mano el libro Great Again: How to Fix Our Crippled America, escrito por el actual mandatario de la Unión Americana. Lo mostraba a la prensa y hasta lo citaba; entre las páginas había anotaciones hechas por el dueño vitalicio de Grupo Carso. Slim soltó: “El presidente Trump está haciendo un cambio que está sorprendiendo a todo el mundo en muchos sentidos. Este cambio, ya que además Trump es un gran negociador, tiene claro que hay que transformar a Estados Unidos, sin embargo, algunos de los paradigmas, de los proyectos que tiene, sí van con la nueva civilización, sí van con la nueva tecnología y el desarrollo tecnológico, pero tiene entre estas transformaciones un regreso al pasado”. El también dueño de la compañía telefónica América Móvil profundizó y explicó que “la exitosa sociedad industrial del pasado americano”, o ese regreso a la industrialización que pretende Trump no se está dando de una manera cualitativa, selectiva, racional. “Él (Trump) es una gente inteligente, que se dé cuenta que no es por ahí”, aconsejó. Slim sabe del negocio y dio cifras de lo que podría arrojar el proteccionismo impulsado desde la Casa Blanca. Ejemplificó: “Está claro que si se van a producir todos los bienes manufacturados de regreso a Estados Unidos, se van a dar unos miles de empleos, pero lo van a pagar unos 325 millones de consumidores americanos. Eso desde dos puntos de vista. Uno, si se ponen aranceles no los va a pagar México, los pagarían los importadores y los consumidores. Por otro lado, es claro que debe combinarse más de una variable, no es tan importante cuánto se manufactura en el extranjero, sino qué se manufactura en el extranjero”. En otras palabras, el nuevo paradigma económico estadunidense se está gestando de manera incorrecta, según la visión de Carlos Slim, quien por varios años fue calificado como el hombre más rico del orbe, según la revista Forbes. “Pensar en regresar al pasado glorioso de la industria norteamericana, que fue lo que la llevó a ser líder en el mundo en el siglo XX, ya no funciona. Ese regreso al pasado, que se está dando en este gobierno de una forma acelerada y hasta precipitadamente, está enfrentando las crisis del cambio civilizatorio hacia atrás y no hacia adelante”, criticó el dueño del Telmex, quien estuvo flanqueado en la rueda de prensa por Carlos y Marco Antonio Slim Domit, así como de su yerno Arturo Elías Ayub. “Unión nacional, lo más sorprendente” El multimillonario, quien también ostenta negocios de infraestructura y en el sector energético, se dijo sorprendido por “la unión nacional” contra la figura de Trump. De hecho, dio el espaldarazo al presidente de México Enrique Peña Nieto en plena tensión con Estados Unidos por la construcción del muro fronterizo. Para el empresario es necesario cerrar filas con el gobierno mexicano en este contexto de incertidumbre, pese a que Peña tenga altos niveles de desaprobación entre la población mexicana. “Esta unidad nacional es lo más sorprendente que he visto en toda mi vida… No cabe duda de que unidos somos más fuertes, y en esta negociación ardua y difícil afortunadamente sabemos cuáles son las intenciones de Estados Unidos. Esta unidad nacional va a permitir al gobierno, desde una posición de fuerza y con determinación y dignidad, poder hacer las negociaciones que más convengan a los intereses nacionales”, aseguró. México, “con condiciones favorables” En su discurso, que duró unos 40 minutos, el magnate dijo que México cuenta con “una posición de fortaleza” ante Estados Unidos; además, señaló que la construcción del mismo muro estaría a cargo de los mexicanos, es decir, generaría empleos. “La situación o circunstancias de Estados Unidos nos son muy favorables. Trump está diciendo que va a crecer al 4% anual, y por ello debe generar 25 millones de empleos, que va a promover la repatriación de capitales de manera activa, aparte de que va a desarrollar una educación de calidad… Creo que tenemos una posición de fuerza porque la economía americana no está como cuando entró el presidente Obama, había una crisis en el sistema financiero, había una crisis brutal en la industria automotriz y tardó unos años en poderse recuperar”, explicó. Peña debe rescatar economía interna Eso sí, recordó al gobierno de Peña, en especial a quienes diseñan la política económica de México, que deben redireccionar los esfuerzos para impulsar el mercado interno que actualmente se encuentra estancado. Señaló al respecto: “Necesitamos volcarnos al desarrollo de la economía interna... pues antes nos enfocamos mucho al sector externo. Ese impulso al sector externo ha funcionado, hemos crecido en las exportaciones e importaciones, pero es muy importante no frenar el desarrollo de la economía interna. La inversión extranjera es de 15%, qué bueno, hay que apoyarla y agradecerla, pero el 85% proviene de inversiones nacionales, que no hay que descuidar”. Además pidió crear las oportunidades de empleo que durante décadas han escaseado y provocado la migración al territorio estadunidense. “La mejor barda son las inversiones, la actividad económica y las oportunidades de empleo en México. Esa es la mejor barda. Hay que generar esas oportunidades de empleo, que desde hace 30 años ha implicado una movilización hacia Estados Unidos. Para eso hay que fortalecer la seguridad jurídica, aplicar la nueva ley de transparencia y anticorrupción y bajar el gasto corriente, eficientar el gasto para ofrecer, a nuestra sobresaliente y extraordinaria fuerza laboral, oportunidades”, propuso el dueño del Grupo Financiero Inbursa. Carlos Slim, quien este sábado 28 cumple 77 años de edad, no ve con desagrado a Trump, aunque difiere con él en la construcción del nuevo modelo económico estadunidense. Sobre México, el multimillonario piensa que tiene grandes ventajas de ser uno de los principales socios comerciales del vecino país del norte, aunque debe enfocarse a mejorar su motor interno. El magnate también se dio tiempo para reflexionar sobre la mano de obra mexicana “Nuestra fuerza laboral es por mucho superior a la de nuestros vecinos, más trabajadora, con mayor habilidad, aprende más rápido, y hay que mejorar su capacitación a nivel educativo a la vez que fortalecemos el mercado interno, lo que arroja más y mejores salarios”, planteó. A sus 77 años y con una fortuna estimada en 50 mil millones de dólares, Slim también dejó en claro que no competirá para ocupar la Presidencia del país porque, según él, puede hacer más cosas por el país desde el lado empresarial.

Comentarios