Fallece el arqueólogo Ángel García Cook, investigador emérito del INAH

domingo, 29 de enero de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Reconocido por su hallazgo de los olotes más antiguos del mundo en las cuevas de Coxcatlán, San Marcos y Purrón al lado del estadunidense  Richard S. MacNeish, el arqueólogo Ángel García Cook falleció  la madrugada de este 29 de enero a los 79 años, según un comunicado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). García Cook también fue distinguido por su trabajo en la región de Tehuacán-Cuicatlán y en la zona arqueológica de Cantona. Era investigador emérito del INAH y este instituto le rindió un homenaje por sus más 56 años de labor en octubre pasado. Dejó más de 200 títulos entre libros y artículos, de los que sobresalen Análisis tipológico de artefactos y La producción alfarera en el México antiguo. El arqueólogo nació el 17 de agosto de 1937 en Teotitlán del Camino, Oaxaca, hoy Teotitlán de Flores Magón, en la región de la Cañada, cerca de los límites con Puebla. Siempre sostuvo que había llegado a la arqueología por accidente, pues en la infancia su sueño era ser ingeniero y construir carreteras. Sin embargo, sorpresivamente se vio inmerso en un mundo que lo atrapó poco a poco: el de la historia y la arqueología. Le gustaba recordar que por simple curiosidad en 1958 había acompañado a su amigo Gabriel Moedano a la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), que entonces se encontraba en la calle de Moneda, donde hoy se localiza el Museo Nacional de las Culturas. El director de la escuela los invitó a inscribirse y fue así como inició su larga trayectoria en la arqueología. En 1960 empezó a trabajar en las colecciones del Museo Nacional, y en 1961 hizo su primer trabajo de campo invitado por el profesor José Luis Lorenzo, jefe de Prehistoria en el INAH, para laborar con el doctor Richard N. MacNeish en una investigación sobre el origen de la agricultura en el Valle de Tehuacán. En las áreas administrativas del INAH, fue jefe de la sección de Arqueología del antiguo Departamento de Prehistoria (1967-1972); creador y jefe del Departamento de Salvamento Arqueológico (1978-1980), hoy dirección; miembro del Consejo de Arqueología y su presidente de 1979 a 1981. Además fue jefe del Departamento de Monumentos Prehispánicos (1980) e impulsor de su transformación a dirección. También, director de Monumentos Prehispánicos (1980-1983) y director de Arqueología (1989-1992), hoy Coordinación Nacional de Arqueología. Desde 1965 estuvo como profesor de la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Para García Cook era importante que los arqueólogos experimentados formaran a las nuevas generaciones porque sólo ellos podían transmitir experiencia, sobre todo en las relaciones sociales. Impartió más de 150 conferencias en diversos foros académicos de México y de otros países.

Comentarios