La CNDH emite recomendación a Sedena y PGR por la muerte de una mujer en el Hospital Militar de Tampico

miércoles, 1 de noviembre de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación dirigida a los titulares de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Procuraduría General de la República (PGR) por la mala atención a una paciente con 38 semanas de embarazo, quien perdió la vida en el Hospital Militar Regional de Tampico, Tamaulipas. En un comunicado precisó que, tras analizar una queja remitida por la Comisión Estatal de Derechos Humanos de San Luis Potosí, por razón de competencia, determinó que personal del nosocomio, dependiente de la Sedena, omitió brindar atención médica adecuada a la mujer de 30 años de edad. El 11 de agosto de 2015, detalló, fue internada en el hospital referido “para inducción del trabajo de parto, con el fin de evitar una macrosomía, sin tomar en cuenta algunos factores físicos de riesgo y la posibilidad de que el producto sufriera alteraciones patológicas posteriores al nacimiento”. Durante la intervención quirúrgica, la víctima presentó sangrado posparto, por lo que fue intervenida en tres ocasiones y se le extirpó la matriz; sin embargo, los médicos responsables omitieron prescribir transfusión inmediata, por lo que dicho procedimiento se realizó dos horas después, ocasionando falla multiorgánica por choque hipovolémico, y el posterior fallecimiento de la paciente. En análisis de evidencias efectuado por personal médico de la CNDH se constató que después del parto y durante las 17 horas posteriores al mismo, a la víctima sólo se le practicó un estudio de laboratorio clínico, a pesar de que cuando se presenta un cuadro de hemorragia obstétrica grado IV y existe el riesgo de coagulopatía, se recomienda realizar estudios seriados cada 30 minutos. El organismo de derechos humanos determinó que, al ser un experto en ginecobstetricia el médico responsable, no valoró el riesgo que presentaba el inducir el parto y, por tal motivo, debió recomendar operación cesárea, para garantizar el derecho a la vida de la paciente y la protección de su salud. En lo que corresponde al estado de salud del menor de edad, al momento de nacer presentó distocia de hombros y se le diagnosticó sepsis neonatal temprana, por lo que se le sometió a tratamiento antibiótico hasta su alta médica, agregó. Por esos hechos se presentó denuncia ante la Procuraduría General de Justicia Militar, misma que, por razones de competencia, fue remitida a la delegación de la PGR en Tamaulipas, instancia que inició averiguación previa y posteriormente la envió a reserva. De acuerdo con la CNDH, acreditó demora en la investigación del caso por servidores públicos de la PGR, dado que la primera diligencia se realizó casi 19 meses después de que inició la averiguación previa, con lo que se vulneró el acceso a la justicia de la víctima y su familia en la modalidad de inadecuada procuración de justicia. Por lo anterior, solicitó al titular de la Sedena, Salvador Cienfuegos Zepeda, reparar el daño a las personas afectadas, inscribirlas en el Registro Nacional de Víctimas, otorgarles atención psicológica y tanatológica, y colaborar en la presentación y seguimiento de la queja que se presente ante el Órgano Interno de Control de la Sedena. Al procurador general de la República (en este caso al encargado de despacho de la PGR, Alberto Elías Beltrán) se le pidió girar instrucciones para que se practiquen, en un plazo razonable, las diligencias necesarias relacionadas con la averiguación previa del caso y colaborar en la queja que la CNDH presente ante la Visitaduría General de la PGR por las omisiones señaladas. También, supervisar que el envío a reserva de las averiguaciones previas se dicte una vez que se hayan practicado las diligencias conducentes, además de incorporar copia de la recomendación en el expediente del personal involucrado en las violaciones a derechos humanos descritas.

Comentarios