El derecho a la dignidad de las personas debe ser el principio que rija las políticas migratorias: CNDH

viernes, 1 de diciembre de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Cualquier política migratoria y el derecho de las naciones a regular su migración deben tener como principio el derecho a la dignidad de las personas, subrayó en Washington el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez. Resaltó que la nueva política de Estados Unidos, discriminatoria y xenófoba, está basada en un discurso de odio, por lo que debe fortalecerse la protección de los derechos humanos de los migrantes mexicanos. Durante una gira de trabajo por la capital estadunidense, el ómbudsman nacional demandó a funcionarios de los Departamentos de Estado y de Seguridad Interna, así como a legisladores, respeto a la dignidad de las personas de origen mexicano en contexto de migración y terminar con el discurso de odio en su contra. De acuerdo con un comunicado difundido por la CNDH, en reuniones por separado con el subsecretario adjunto para el Hemisferio Occidental, John Creamer, y con la responsable de la relación con México, Colleen Hoey, del Departamento de Estado, así como con altos funcionarios del Congreso como Brandon Yoder y Caleb McCarry, González Pérez exigió que los connacionales “reciban trato digno, se respete el debido proceso y haya rostro humanitario en el contexto migratorio”. Sostuvo que su presencia en Washington tuvo como finalidad elevar la voz para hacer entender que cualquier política migratoria y el derecho de las naciones a regular su migración deben tener como principio el derecho a la dignidad de las personas. Acompañado por el quinto visitador general de la CNDH, Édgar Corzo Sosa, el ómbudsman también se reunió con el embajador de México Gerónimo Gutiérrez; con el representante de nuestro país ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Jorge Lomónaco, y con asesores del Senado estadunidense, a quienes dio a conocer las acciones emprendidas por el organismo nacional en favor de los connacionales que viven en la Unión Americana y de quienes han sido repatriados. Visitó centros académicos y de investigación, así como sedes de organismos civiles y a dirigentes de los mismos, entre ellos Alexandra Ellerbeck, del Comité de Protección a Periodistas, con quien intercambió puntos de vista sobre la situación que atraviesan los informadores en México, debido al alto riesgo en que desarrollan su labor, y con la responsable de migración de Unidos US, antes La Raza, Laura Vázquez, con quien acordó la realización de actividades conjuntas en favor de los mexicanos en Estados Unidos. En este marco, González Pérez presentó ante la comunidad académica del Instituto México del Woodrow Wilson Center la situación que enfrentan los derechos humanos en nuestro país, y destacó que la corrupción e impunidad son los flagelos que afectan mayormente a los grupos más vulnerables. Tras señalar que la nueva política de Estados Unidos está basada en un discurso de odio, dijo que la CNDH desarrolló el sitio de internet “El Plan es tener un Plan”, a través del cual se les brinda a los mexicanos información para que puedan obtener la ciudadanía estadunidense, además de orientar a sus familiares para que establezcan contacto telefónico con ellos. Sobre los beneficiarios del programa DACA, sostuvo que la CNDH se ha dirigido con algunos congresistas estadunidenses para abogar por los derechos de esas personas y resaltar sus contribuciones a esa nación; mencionó la atención otorgada a las personas deportadas, tema que compete a las entidades que comparten frontera con Estados Unidos y a las de origen de esas personas. Respecto de la protección a los derechos humanos de las personas de origen centroamericano que transitan por México, explicó que en las estaciones migratorias se han generado alertas para atender los abusos contra migrantes. Para ello, dijo, se han establecido acuerdos con cónsules y embajadores, principalmente de Guatemala, Honduras y El Salvador, para dar atención a quienes buscan mejores condiciones de vida ante los riesgos que enfrentan en sus lugares de origen. Ante Christopher Wilson, director del Instituto; Joy Olson, exdirectora ejecutiva de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA); Daniella Burgi-Palomino, gerente asociada para México sobre problemas de la frontera y migración del Latin America Working Group; Patricia Escamilla y Mauricio Arévalo, de San Luis Potosí, el ómbudsman nacional indicó que el Instituto Nacional de Migración (INM) debe acatar la ley para que los menores de edad no permanezcan en las estaciones migratorias. En el caso de las leyes de Desapariciones y contra la Tortura, las calificó de magníficas, pero demandó compromiso de los gobiernos estatales y que doten de recursos suficientes para hacerlas efectivas. Al comentar la exposición, Joy Olson subrayó la importancia de la CNDH por la responsabilidad que tiene de observar que el gobierno mexicano haga bien su trabajo. Habló de sus visitas a México y lamentó que haya más de 33 mil personas desaparecidas. Asimismo, señaló la gravedad de que familias enteras busquen en fosas a sus familiares, lo que denota que el sistema de justicia está quebrado, y consideró que México vive su peor época.

Comentarios