La CNS asegura que cumplirá recomendación de la CNDH sobre joven torturado en Yucatán

jueves, 30 de marzo de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Nacional de Seguridad (CNS) aceptará en todos su términos la recomendación emitida por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) respecto a las violaciones a los derechos humanos cometidas en agravio de un joven de 17 años detenido hace un año en el municipio de Conkal, Yucatán. La CNS que encabeza Renato Sales Heredia aseguró a APRO que de acuerdo con la recomendación de la CNDH, procederá a la reparación del daño al agraviado, conforme a la Ley General de Víctimas, que incluya, entre otros puntos, una compensación y atención psicológica y médica; emitir una circular dirigida al personal de la Policía Federal en la que se requiera cumplir con la legislación nacional e instrumentos internacionales de derechos humanos en las detenciones de las personas, y que se prohíban la tortura y tratos crueles, inhumanos y/o degradantes. El 6 de abril de 2016 la víctima acudió a desayunar al mercado de ese municipio y, al retornar a su lugar de trabajo, el vehículo en que se transportaba en compañía de dos personas fue detenido para una “inspección de rutina” por elementos de la “Gendarmería Policía Federal (PF)”. Las tres personas fueron bajadas de la unidad y revisadas. Los agentes se dirigieron al agraviado y le preguntaron: “¿dónde venden la droga?”, a lo que el joven respondió que lo estaban confundiendo, que no sabía a qué se referían. Inmediatamente después fue subido en la cabina trasera del vehículo policial, donde le cubrieron la cabeza con su misma ropa, y dos uniformados lo golpearon con sus puños mientras lo amenazaban con que le iría peor si denunciaba la agresión. Al llegar al “monte” lo bajaron del vehículo y “cinco uniformados” lo rodearon y le preguntaron reiteradamente dónde conseguía la droga en Conkal y quién se la vendía. El detenido respondió de nueva cuenta que no sabía nada, pero el interrogatorio continuó y los policías le aplicaron “lesiones electroespecíficas” en el cuello y hombro derecho. Nuevamente fue subido al vehículo y lo bajaron en la carretera “Conkal-Ixil”, con la advertencia de que lo soltarían, pero si lo alcanzaban lo volverían a torturar, por lo que corrió seguido por la unidad policial, como si quisieran atropellarlo, hasta que llegó a su centro de trabajo. Al día siguiente, el joven y otra persona presentaron una queja en la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Yucatán, que fue remitida a la CNDH por cuestiones de competencia, donde se radicó el expediente CNDH/1/2016/3281/Q. Tras concluir su investigación, la CNDH encontró elementos suficientes que acreditan violación de los derechos humanos a la libertad, seguridad jurídica y seguridad e integridad personal del menor de edad e interés superior de la niñez, por detención arbitraria y actos de tortura, atribuibles a elementos de la División de Gendarmería de la PF.

Comentarios

Otras Noticias