El asesinato de Valdez debe marcar un antes y un después: El Tiempo

jueves, 18 de mayo de 2017
BOGOTÁ (apro).- El asesinato del fundador del semanario Ríodoce, Javier Valdez Cárdenas, debe marcar “un antes y un después” en materia de protección a los periodistas mexicanos por parte del Estado, afirmó este jueves el diario colombiano El Tiempo. En un editorial, el rotativo señaló la solidaridad que está generando en México y en el extranjero la muerte de Valdez que debe traducirse en hechos “para que la protección de los periodistas en ese país pase de palabras ambiguas a avances concretos”. El crimen organizado, agregó el diario, tiene grandes ambiciones en México y el periodismo debe denunciarlo “pero detenerlo les corresponde a unas instituciones que hoy generan más zozobra que confianza”. El gran problema, indicó, es que todos los periodistas mexicanos en riesgo han llegado a esa situación “por atreverse a desafiar, desde su compromiso con la verdad, con la sociedad, a un monstruo de varias cabezas”. Y ese monstruo “no se limita solo al narcotráfico, como lo documentó Valdez: varios brazos de este se podrían hallar en las propias instituciones, las llamadas a protegerlo”, agregó El Tiempo. De acuerdo con el diario colombiano, Valdez había denunciado “el macabro alcance de las raíces que ha echado el narcotráfico en la sociedad y en el Estado”. Señaló que tanto la sociedad como el Estado mexicanos y el mundo entero “deben saber que si los periodistas hoy viven un tenebroso asedio en ese país y los agobia la sensación de que no hay quién los proteja es porque algo muy grave está ocurriendo”. En su editorial, El Tiempo sostuvo que México es el tercer país donde más periodistas son asesinados en el mundo, solo después de Siria y Afganistán, con más de 120 desde el 2000, y en 2017 ya van ocho. “Y no hay justicia. En un lapso de siete años, de 798 investigaciones sólo dos terminaron en sentencias condenatorias”, puntualizó al destacar que la impunidad es una constante en los asesinatos de periodistas y ronda el 100%. Según registros del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), en la década comprendida entre 1992 y 2001 Colombia era el país más peligroso del mundo para ejercer el periodismo, con 47 asesinatos de periodistas, mientras que en México, en ese periodo, la cifra se ubicó en diez. En cambio, entre 2002-2016 México desplazó a Colombia como el país más peligroso del continente para ejercer el periodismo. El Tiempo señaló que “el mundo entero debe tomar nota y rechazar lo que está ocurriendo en México”.