El INAI critica espionaje a activistas y propone replantear funciones del Secretariado Técnico Tripartita

martes, 23 de mayo de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luego que organizaciones de la sociedad civil anunciaron su salida del Secretariado Técnico Tripartita (STT), en rechazo al espionaje y auditorías “sospechosas” por parte del gobierno federal, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) señaló la necesidad replantear y/o renovar ese espacio de diálogo. Asimismo, reiteró su compromiso de continuar fungiendo como un ente promotor y facilitador del diálogo y la co-creación en el marco de la Alianza para el Gobierno Abierto en México. En un comunicado, el INAI reprobó el presunto espionaje a activistas mexicanos del derecho a la salud que colaboraron en las mesas de trabajo para la construcción del Tercer Plan de Acción, en particular con el compromiso de obesidad. De igual manera, advirtió que estará atento a proceder conforme a sus competencias en materia de protección de datos personales, ante la eventual presentación de denuncias de los hechos mencionados, y actuará de conformidad con sus atribuciones. “La salida de sociedad civil del STT hace evidente la necesidad que existe de replantear y/o renovar este espacio de diálogo a casi seis años de su creación, idea que ha surgido de forma recurrente desde 2015 en el seno del Secretariado”, apuntó. Destacó que desde hace casi seis años, el INAI ha formado parte del STT de la Alianza para el Gobierno Abierto en México, y se trata de un espacio que le ha permitido refrendar su compromiso con los principios del gobierno abierto, tales como la transparencia y la participación ciudadana. Desde este espacio de diálogo entre gobierno y sociedad civil, subrayó, ha fungido como promotor de un diálogo productivo entre ciudadanos y autoridades que ha permitido la construcción e implementación de cuatro planes de acción con compromisos específicos para avanzar con la agenda de gobierno abierto en nuestro país. En su participación dentro de este espacio de diálogo, agregó, el INAI siempre ha sido sensible a los posicionamientos que desde la sociedad civil se han realizado por la defensa de los derechos humanos. “Basta recordar que jugó un papel clave para la implementación de los compromisos del segundo plan de acción relacionados con los registros públicos de personas detenidas y desaparecidas”, puntualizó. En ambos compromisos, el INAI --en su carácter de órgano garante de acceso a la información y protección de datos personales-- elaboró un análisis técnico para el cumplimiento de la normatividad vigente en materia de protección de datos personales, que contribuyó con su cumplimiento oportuno. Consideró que el STT debe evolucionar hacia un mecanismo de coordinación mucho más efectivo que permita, por una parte, generar compromisos ambiciosos y transformadores, y por otra privilegiar el diálogo democrático entre sociedad civil y gobierno, siendo todos los núcleos mucho más receptivos a las preocupaciones de éstos y otros actores ahí representados. El INAI es y será respetuoso de las decisiones y acciones que la sociedad civil que participa en el STT lleve a cabo ante el Comité Directivo de la Alianza para el Gobierno Abierto, luego de que los grupos que se retiraron advirtieron que denunciarán al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto ante esa red global. No obstante, manifestó su interés por la construcción de “un espacio renovado que permita que los compromisos y acciones de todos los núcleos sean sujetas a un efectivo mecanismo de rendición de cuentas que dé certeza de la efectividad o no de las acciones que hemos decidido impulsar para mejorar la apertura de nuestras instituciones, pero también evite acciones de intimidación a cualquier actor que participa de los trabajos de la Alianza para el Gobierno Abierto en México”. El INAI coincidió con las organizaciones de la sociedad civil en que el clima de acoso contra las voces críticas, una serie de auditorías "sospechosas" realizadas contra activistas y organizaciones, o la falta de voluntad política para transparentar ciertos temas, como el diseño del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), vulneran la confianza necesaria de cualquier diálogo. También, dijo, minan la capacidad de construcción de acuerdos e imposibilitan una relación respetuosa entre las instituciones públicas y la sociedad, por lo que el INAI --convencido de los principios de gobierno abierto-- se comprometió a ofrecer soluciones “que permitan recobrar la confianza perdida en este espacio, y si esto no es posible, ofrecer nuevas alternativas de comunicación viables entre sociedad y gobierno que fortalezcan los resultados hasta hoy alcanzados y promuevan los principios del gobierno abierto en todas las instituciones del Estado mexicano”.