Estado debe priorizar medidas de protección a derechos humanos para refugiados: CNDH

martes, 20 de junio de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) consideró que el Estado mexicano debe priorizar acciones de protección en favor de los derechos humanos de las personas que solicitan y están refugiadas en el país. “Garantizar medidas extraordinarias” no sólo a los refugiados sino también a las niñas, niños y adolescentes “no acompañados en la migración”, para que gocen de todas las medidas necesarias de protección y apoyo establecidas en el marco legal mexicano y en los tratados internacionales que el país ha firmado y ratificado, señaló la CNDH. En el marco del Día Mundial de los Refugiados -celebrado este 20 de junio-, la CNDH destacó que, junto con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), trabaja de manera coordinada para generar acciones conjuntas de difusión, protección, promoción y capacitación sobre los derechos humanos de los refugiados, y de las obligaciones que el Estado mexicano ha adquirido en dicha materia. Ambos organismos realizarán a partir de este martes trabajos de elaboración de un mural comunitario monumental con la participación de personas solicitantes de refugio en México, de estudiantes, defensores de derechos humanos y organizaciones de la sociedad civil que trabajan con refugiados, como parte del proyecto de Memoria Colectiva y Muralismo Comunitario. La CNDH recordó que en materia de refugio y asilo, el Estado mexicano cuenta con la Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político, la cual fue publicada el 27 de enero del 2011, y modificada el 30 de noviembre de 2014, para incluir el concepto de asilo político. De acuerdo con la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), de enero a marzo de 2017, se presentaron 3 mil 543 solicitudes de extranjeros, de las cuales en 143 se ha reconocido la condición de refugiado y en 28 se ha otorgado la protección complementaria. Cabe destacar que el 4 de diciembre del 2000, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el día 20 de junio como Día Mundial de los Refugiados, haciéndolo coincidir con el 50 aniversario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951. En su último informe “Tendencias globales” (2015), ACNUR declaró que el número total de refugiados aumentó de forma significativa y sistemática: 65.3 millones de personas se encontraban desplazadas a finales de 2015, en comparación con los 59.5 millones de tan sólo 12 meses antes. Dicho informe remarcó que, en el 2015, en promedio, 24 personas por minuto se vieron obligadas a huir de sus hogares y buscar protección en otro lugar, es decir unos 12.4 millones de personas se convirtieron en nuevos desplazados por conflictos bélicos o por persecución. El 19 de septiembre de 2016, el Estado mexicano adoptó con el resto de los miembros de la Asamblea General de la ONU la “Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes”, así como la “Declaración de Acción de San José” a nivel regional centroamericano, ambas con la finalidad de reforzar el compromiso de México para apoyar los grandes flujos de refugiados y reiterando su compromiso de incrementar la capacidad de protección internacional en México, así como un trabajo conjunto con países y organismos. De acuerdo a la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, se considera refugiado: “a toda persona que, debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país”.

Comentarios