Gobernador de Campeche elude hablar de reunión con Salinas

miércoles, 28 de junio de 2017 · 20:05
CAMPECHE, Camp. (apro).- El gobernador Alejandro Moreno Cárdenas eludió los cuestionamientos sobre el banquete privado que ofreció aquí el pasado domingo en honor del expresidente Carlos Salinas de Gortari y de paso tildó de “chismosos” a los campechanos. Interrogado por reporteros locales, el mandatario esbozó una amplia sonrisa, como complacido con la situación, para enseguida esquivar el cuestionamiento con una breve respuesta con la pretendió atizar el misterio: "Ya saben que aquí en Campeche se dicen muchas cosas... Casi no son chismosos, eh…”. Sólo una reportera insistió aludiendo el comentario que lanzó el lunes el exgobernador Jorge Salomón Azar García mediante un tuit, agradeciéndole a Moreno su amable invitación para convivir con Salinas, con quien hizo “un viaje a la nostalgia”. “Hay que preguntarle a él…”, y así, divertido, puso fin al tema. Moreno Cárdenas ofreció a Salinas de Gortari el pasado domingo un banquete al que invitó a la cúpula priista campechana. El evento, cuyo propósito se mantiene en reserva, tuvo lugar en la mansión, estimada en casi 100 millones de pesos, que inexplicablemente habita ahora el gobernador en el fraccionamiento Lomas del Castillo, un exclusivo e inexpugnable vecindario enclavado a unos metros del Fuerte de San Miguel, en el cerro del mismo nombre, y que, a excepción de algunos privilegiados que han tenido acceso al sitio, sólo ha podido ser vista desde el aire. El columnista Vladimir de la Torre, cercano al equipo del mandatario, divulgó que Salinas llegó acompañado de su hijo Emiliano y al cabo de cuatro horas y media ambos partieron en el mismo avión privado que los trajo, un Bombardier modelo CJR con matrícula XA-UZF. Y tal como suele hacerlo el gobernador –presumir de sus amistades para impresionar-- De la Torre destacó en su escrito publicado el martes pasado en el diario local Expreso de Campeche, que Moreno Cárdenas mantiene una “cercana amistad” desde hace años con Carlos Emiliano y Juan Cristóbal, los hijos de Carlos Salinas con su primera esposa, Cecilia Occelli, la cual se expandió hasta el expresidente. También señaló que Moreno y Salinas desde hace tiempo se reúnen con frecuencia en las oficinas del último, en el sur de la Ciudad de México. Asimismo, dio cuenta de que a la comida en la mansión del gobernador asistieron menos de cuarenta invitados, entre ellos el gabinete del gobernador y cuatro de los cinco exgobernadores que aún viven. Al día siguiente de ese evento, y en medio de la expectación que generó, Moreno Cárdenas hizo difundir una fotografía con el presidente Enrique Peña Nieto, con quien se habría reunido en Los Pinos. En la imagen, ambos aparecen fundidos en un apretón de manos, el gobernador con una sonrisa exagerada, y el presidente con otra institucional. Ambas ocasiones fueron mezcladas por analistas al servicio del gobernador para ensalzar su imagen como un “fuerte aspirante a la presidencia de la república”, replicando así la misma estrategia que emprendió desde 14 años, cuando inició su carrera por la gubernatura.