La CNDH recalifica la masacre de San Fernando; "hubo violaciones graves" a derechos humanos, dice

jueves, 29 de junio de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) hizo público el expediente abierto por el asesinato de 72 migrantes en San Fernando Tamaulipas, en agosto de 2010, y recalificó los hechos como “violaciones graves”. La acción del organismo deriva de la orden que dio la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para que respondiera a la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, que solicitó tener acceso al expediente que se integró por la masacre de los 72 migrantes. En aquella ocasión, la Segunda Sala determinó que la CNDH tenía todas las facultades para decidir si la información requerida en materia de transparencia se relacionaba con violaciones graves a los derechos humanos y, por tanto, si debía hacerse pública. De acuerdo con la CNDH, determinó que a partir de un análisis jurídico pormenorizado del contenido de la información sobre el caso, los hechos están relacionados con “violaciones graves” a los derechos fundamentales de las 72 personas que en un inicio fueron secuestradas y posteriormente privadas de la vida por un grupo de hombres armados. El 25 de agosto de 2010, el organismo radicó de oficio ese expediente y en su oportunidad emitió la recomendación 80/2013 al acreditarse violaciones a derechos humanos. En un comunicado difundido este jueves, destacó que, de acuerdo con la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental vigente en ese momento, reservó el acceso a la información, al igual que la autoridad ministerial competente. Con base en el reciente análisis jurídico, apuntó, se ponderaron los criterios cualitativos y cuantitativos que la SCJN estableció para determinar los casos en que ciertos hechos pueden ser considerados como “violaciones graves” de los derechos humanos, por lo que este 20 de junio determinó que se actualizaban dichos criterios en el caso de las 72 personas migrantes. “El aspecto cualitativo se tuvo por cumplido al estimarse en esta nueva valoración que el entorno en el cual acontecieron los hechos coincidía con un patrón de eventos criminales que se suscitaron entre 2008 a 2011 en territorio mexicano, y particularmente en San Fernando, Tamaulipas”, sostuvo. Por lo que hace al criterio cuantitativo que deviene en distintos elementos específicos, señaló que también fue demostrado tanto por la gravedad de la violación a los derechos humanos, la intensidad y amplitud de la violencia infligida, como por la generalidad, la frecuencia y la prolongación en el tiempo de esos lamentables hechos violatorios. En consecuencia, la CNDH acordó que al reunirse ambos criterios era procedente la determinación legal de recalificar los hechos como “violaciones graves” a los derechos humanos de las víctimas, actualizándose así la excepción prevista en la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública vigente, consistente en que las “violaciones graves” a derechos humanos no podrán ser reservadas.