'México no necesita de un salvador mesiánico”, advierte líder nacional del PRI

martes, 22 de agosto de 2017
TOLUCA, Edomex. (apro).- “El país no necesita de un supuesto salvador mesiánico que dé reversa a los cambios que México ya ha logrado”, aseguró Enrique Ochoa, dirigente nacional del PRI, durante la toma de protesta de Ernesto Nemer como presidente del partido en la entidad. México, confió, “avanza cuando gobierna el PRI… Gracias a nuestro partido el país está en ruta de una transformación que beneficia a todas las familias mexicanas. Gracias a la visión y talento de un priista mexiquense ejemplo para todos nosotros, el primer priista del país, el presidente de todos los mexicanos, Enrique Peña Nieto”. Ochoa Reza aseguró que, desde el triunfo de Alfredo del Mazo en elección del Estado de México, el peso mexicano ha alcanzado los niveles de mayor fortaleza respeto del dólar desde 2016. “Desde el 4 de junio en adelante la Bolsa Mexicana de Valores ha alcanzado 11 récords históricos… distintos indicadores económicos nacionales e internacionales han arrojado una renovada confianza en el futuro inmediato y de mediano y largo plazo de nuestro país”, presumió. Calificadoras internacionales, prosiguió, de entonces a ahora han pasado su valoración de la economía mexicana de negativa a estable, la inversión extrajera directa de este semestre ha alcanzado un nivel récord histórico, igual que las exportaciones y la actividad turística de todo México. “Los falsos profetas se van a seguir equivocando con nosotros, estamos listos para enfrentar unidos los retos de 2018”, desafió. Tras indicar que los resultados del gobierno mexiquense fueron importantes para el triunfo electoral, adelantó que el PRI nacional no permitirá que Eruviel Ávila se dedique a la academia al concluir su mandato, pues la dirigencia necesita de su trabajo comprometido. “No hay lugar para triunfalismos, sino para redoblar esfuerzos… vamos por los 125 ayuntamientos, por los 45 distritos locales, por las 41 diputaciones federales, las dos senadurías y, sobre todo, vamos a ganar la Presidencia de la República”, arengó. “Las propuestas sin sustento, los ofrecimientos fáciles, y el desdén a las instituciones son la premisa del populismo que pretende rechazar la experiencia acumulada”, secundó Nemer Álvarez. El nuevo presidente del CDE del PRI admitió que los adversarios políticos no han ganado a su partido: “Han sido nuestros errores con los que hemos perdido parte de la confianza de los ciudadanos… Hay que revisar dónde fallamos para reconstruirnos en lo inmediato, y reencauzar el reclamo ciudadano”. Por tanto, advirtió a ediles, representantes populares, gobernantes y servidores públicos de su filiación, que su partido se mantendrá atento a su desempeño, “para que no exista otro camino más que conducirse con rectitud y retribuir con creces la confianza ciudadana”. Luego reconoció que la contienda de hace unas semanas fue la más compleja en la historia del priismo mexiquense, de tal manera que los triunfos fáciles son cosa del pasado, pero confió en que nadie destruye a un PRI unido. “Nadie sobra en el PRI, todos hacemos falta, pero se privilegiará la lealtad y el amor a nuestro partido”, alertó. También ofreció que la militancia arropará al gobernador electo; calificó al presidente de la República como visionario y valiente porque ha asumido los costos de las reformas estructurales, y ofreció que “cuenta y seguirá contando incondicionalmente con el priismo de su casa”. En su turno, del Mazo Maza reconoció al mandatario saliente por su aporte a los resultados de junio pasado: “Gracias a quien pensó y trabajó en grande (el obtenido el 4 de junio pasado), es el triunfo de Eruviel Ávila Villegas”, y enseguida se dijo consciente de que los resultados del próximo año dependerán de los entregados por su gobierno. “Hay que desterrar y sancionar las prácticas que lastimen a la sociedad, poniendo por delante los intereses sociales y asumiendo los costos de aceptar los cambios, sin importar qué tan altos sean”, dijo. Ávila Villegas adelantó que después del 16 de septiembre hará fila en el PRI nacional para que éste decida “a qué cuartel y en qué batallón” se le coloca, con el afán de corresponder a la oportunidad de desempeñarse como gobernador. Alejandra del Moral, la lideresa saliente, agregó ante los 462 consejeros políticos estatales asistentes: “El triunfo de los mexiquenses es ante todo el triunfo del líder político de todos nosotros, le guste a quien le guste, Enrique Peña Nieto”. En el acto, los exgobernadores Arturo Montiel –quien lució muy delgado--, Emilio Chauyffet y Alfredo Baranda también atrajeron la atención de los asistentes.  

Comentarios