Graco Ramírez recrimina al gobierno federal por no atender quejas sobre Paso Exprés

miércoles, 23 de agosto de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El gobernador de Morelos, Graco Ramírez, contraatacó al señalar ante diputados federales y senadores que él advirtió e hizo varias observaciones a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) durante la construcción del Paso Exprés de Cuernavaca sobre los riesgos de la obra, pero no pudo responder a las críticas por no ordenar la cancelación y no decir nada durante la inauguración ante la presencia del presidente Enrique Peña Nieto. “No se nos puede juzgar como responsables porque esas vidas -las de Juan Mena López y Juan Mena Romero, quienes murieron el 12 de julio pasado por el socavón en el Paso Exprés- no se hubieran perdido si se hubieran hecho las cosas que tuvieron que hacerse debidamente. No hubiera pasado nada”, sentenció el mandatario perredista durante su comparecencia en la Tercera Comisión de la Comisión Permanente. Un día después de que el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, pasó la responsabilidad a Graco Ramírez y al área de Protección Civil de Morelos por la muerte de las dos personas, este miércoles Ramírez Garrido Abreu calificó como “irresponsable” al funcionario federal porque su gobierno le envió una advertencia al director del Centro SCT de la entidad para señalarle que la alcantarilla del colector pluvial de la barranca Santo Cristo era insuficiente y no resistiría. El gobernador hizo varias revelaciones durante su comparecencia. En primer lugar, que fue requerido por el propio presidente Enrique Peña Nieto tras expresar sus críticas en octubre de 2016. Según dijo, el primer mandatario le aseguró que “esto, en 48 horas estaría resuelto”. También reveló que el día del accidente sostuvo una conversación telefónica con Ruiz Esparza. El titular de la SCT le confió que no habían cambiado la tubería, según la versión del gobernador. Graco Ramírez también reveló que la empresa Epccor, es el nuevo nombre de la constructora Gutsa (Gutiérrez Cortina), la cual, dos sexenios atrás fue inhabilitada por la contraloría del gobierno de Morelos, precisamente por las malas obras en el mismo tramo del Paso Exprés. Sobre la responsabilidad de Protección Civil estatal en el rescate de las víctimas, Ramírez Garrido cuestionó: “¿por qué no cerramos la carretera, si es facultad de nosotros? Porque nunca supimos la magnitud del desastre que tenían ellos en la carretera y que ellos sí lo conocían”. Además, citó varias veces el dictamen de los peritos independientes de la SCT, entregado el pasado 10 de agosto, en el cual se concluye que el socavón pudo producirse por “la falla de estabilidad del talud ocurrido en octubre de 2016, lo que pudo afectar el tubo”, tal como publicó Proceso en su reciente edición 2129. Los cuestionamientos Durante la comparecencia, que se prolongó por tres horas, el gobernador de Morelos también recibió severas críticas de los legisladores Fidel Demédicis y Rabindranath Salazar, ambos de Morelos, quienes lo cuestionaron por sus “tropelías”, por la corrupción y por su presunta irresponsabilidad al avalar la inauguración del Paso Exprés. “¿Por qué asistió (a la inauguración)? ¿Por qué se quería sacar la foto igual que siempre importándole nada el pueblo? ¿Por eso fue?”, le lanzó Demédicis. También el diputado federal priista Hugo Castañeda Cabrera Ruiz le criticó su ausencia en el lugar del accidente “cuando el pueblo de Morelos exigía su presencia”. En cambio, dijo, prefirió acudir a un encuentro con inversionistas de Monterrey. “¿Usted estaría listo para solicitar licencia?”, le soltó Cabrera Ruiz. El gobernador morelense no respondió a esa pregunta y tampoco mostró los documentos que acreditaban las observaciones que le envió a la SCT sobre los riesgos del Paso Exprés. Para Graco Ramírez, la acusación de la SCT en su contra tiene “una intención política”, pero aclaró que “el responsable de la obra no es el gobierno del estado. Nosotros no decidimos que fueran esas empresas constructoras, ni tampoco decidimos el monto”. La senadora del PAN Mariana Gómez del Campo aseguró que lo ocurrido “no fue un accidente. Esto a todas luces pudo haberse evitado”. Lamentó que entre la SCT y el gobierno de Morelos se “avienten la bolita” y subrayó que la administración de Graco Ramírez tiene la responsabilidad, pues debió actuar ante las alertas ciudadanas y porque no se presentó oportunamente al lugar de los hechos. A su vez, la senadora del PRI, Lisbeth Hernández Lecona, afirmó que el coordinador nacional de Protección Civil alertó anticipadamente al mandatario morelense para que se establecieran las medidas preventivas y reprochó que ningún funcionario se presentara al socavón para coadyuvar a las tareas de rescate. En su respuesta, Graco Ramírez afirmó que “un gobierno estatal no puede estar auditando una obra federal. Cuando yo advierto que no se ha terminado la obra, me refiero a la parte superficial, todavía en la lógica y compromiso del secretario que en 48 horas o más se tendría todo resuelto en el tramo de la vía exprés”. Posteriormente, ante la gravedad del tema de la barranca, se entregó en junio pasado una minuta al delegado de la SCT y se habló con el subsecretario de Comunicaciones para manifestar la preocupación al respecto. La respuesta fue que se atendería, por segunda y tercera vez. Ramírez Garrido Abreu insistió varias veces en sus respuestas que “la responsabilidad no es de quien no llegó al accidente, sino de quien provocó que esto ocurriera”.

Comentarios