Adiós al TLCAN (ahora USMCA): un año y ocho rondas de negociaciones llenas de obstáculos

lunes, 1 de octubre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).—Tuvieron que pasar ocho rondas de negociaciones y más de un año para que Estados Unidos, Canadá y México alcanzaran un acuerdo para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) –vigente desde 1994—y diera a luz el nuevo acuerdo rebautizado  Acuerdo Estados Unidos, México, Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés). El camino al nuevo acuerdo comercial, que aún falta que sea aprobado por los respectivos congresos de los tres países, se encontró con obstáculos colocados desde la Casa Blanca donde gobierna el presidente republicano Donald Trump, quien desde el inicio de las rondas de negociación impuso sus condiciones y amenazó de salir del TLCAN. La primera ronda tuvo lugar en Washington, del 16 al 20 de agosto del 2017. No obstante, fue en la segunda ronda cuando la Unión Americana propuso incluir la cláusula “Sunset”, que obliga a revisar el nuevo tratado cada cinco años. En los últimos meses del año pasado, no hubo acuerdo de temas controversiales como las reglas de origen, los salarios, así como la misma cláusula de “muerte súbita”. El 2018 inició ya con cinco rondas con las declaraciones de Trump quien de plano sentenció que “si no hay un buen acuerdo para Estados Unidos” se retiraría. Ya en marzo, el presidente estadunidense impuso aranceles del 25% a las importaciones de acero y de 10% a las del aluminio, excepto a las mexicanas y canadienses, pero con la condición de lograr su objetivo de alcanzar un acuerdo a favor de Estados Unidos. Ante los pocos frutos recogidos en las ocho rondas de negociación del TLCAN, a finales de mayo, la Unión Americana extendió la cuota arancelaria a sus socios comerciales; México respondió de la misma manera a otros productos estadunidenses y lanzó una denuncia ante la Organización Mundial de Comercio. Antes de las elecciones federales en las cuales arrasó Andrés Manuel López Obrador y su partido Morena, el peso había perdido más del 2.7% de su valor ante el dólar, por la incertidumbre generada en los mercados por la falta de acuerdo comercial y los constantes golpes de Trump en el discurso y en los hechos. Pasó el 1 de julio y el peso empezó a recuperarse. López Obrador manifestó su interés de que el nuevo TLC llegara a buen puerto y tuvo comunicación y simpatía con Trump, además de que el primer ministro canadiense Justin Trudeau también le manifestó su apoyo e incluso le pidió interceder ante Trump. En los meses restantes hasta septiembre comenzaron las pláticas de alto nivel que derivaron en un entendimiento, primero entre México y Estados Unidos, y este domingo entre la economía más poderosa del mundo y Canadá. Las reacciones La Secretaría de Economía lo comunicó de la siguiente manera:
“Esta nueva versión del Tratado es resultado de la voluntad política, la visión y la flexibilidad que mostraron los equipos negociadores de los tres países para lograr los balances necesarios y mantener el carácter trilateral del mismo”.
La dependencia encabezada por Ildefonso Guajardo, agregó:
“El gobierno de México manifiesta su beneplácito con el acuerdo logrado con Canadá y Estados Unidos, ya que el Tratado permitirá a la región de América del Norte profundizar su integración productiva, a fin de continuar siendo una de las regiones más competitivas del mundo”.
Ya el pasado 28 de septiembre Guajardo Villarreal, entregó al Senado de la República los textos del acuerdo con Estados Unidos y Canadá. Por su parte, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y los organismos que lo integran, así como el Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales (CCENI), felicitó al gobierno federal y se congratuló de haber logrado conjuntamente un acuerdo de libre comercio trilateral con Estados Unidos y Canadá.
“El tratado constituye una herramienta fundamental para fortalecer la posición de México frente al mundo: traerá más oportunidades y disciplinas de inversión, así como fomentará el empleo para nuestro país, y consolidará a la región de América del Norte como la más competitiva del mundo”, acotó el organismo cúpula.
  El CCE felicitó a Enrique Peña Nieto, a Guajardo, al canciller Luis Videgaray y a todo el equipo negociador “por haber mantenido un diálogo constructivo que permitió facilitar y alcanzar consensos entre los socios comerciales; así como por su profesionalismo y capacidad para lograr un acuerdo potente y exitoso.
“La cercana comunicación entre el equipo negociador mexicano y el sector productivo, a través del Cuarto de Junto y el CCENI, fue un factor clave de éxito. El Cuarto de Junto funcionó durante todo el proceso como órgano de consulta para el gobierno federal, expresando posiciones, así como cabildeo y análisis de más de 300 especialistas de todas las áreas del sector privado”, señaló el organismo presidido por Juan Pablo Castañón.
Para el sector empresarial el nuevo USMCA representa “una nueva etapa de éxitos para América del Norte”.    

Comentarios