Aún no termina la batalla por las libertades democráticas: Paco Ignacio Taibo II

lunes, 1 de octubre de 2018
COLIMA, Col. (apro).- A cincuenta años del movimiento de 1968, no ha terminado la gran batalla por las libertades democráticas, que fue su lema, pues en México apenas se está iniciando un proceso de conquista de esas libertades, afirmó el escritor Paco Ignacio Taibo II. Sin embargo, dijo que ve “gozosamente” la realidad actual del país, pues “a la revolución electoral no se le puede llamar de otra manera; el 1 de julio desató una fuerza social surgida del agravio: habíamos vivido mil formas de abuso y corrupción, así como neoliberalismo a lo pendejo y no tan a lo pendejo, sino maliciosamente maligno, y violencia irracional provocada por el Estado; vivíamos en un mundo al revés donde la justicia social no existía”. Tras manifestar su “singular alegría” porque “esta explosión lo que está haciendo es llevar al poder a un gobierno diferente”, afirmó que “en la medida que se ponga en marcha el conjunto de la sociedad exigiendo justicia, tendremos un gobierno que responda en muchos casos y se sume al proyecto de justicia, pero es esta conjunción de pueblo demandante y gobierno que llegó al poder por esas demandas la que puede producir un cambio profundo de carácter irreversible en la sociedad mexicana. Paco Ignacio Taibo II visitó esta ciudad para acompañar a la fracción del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en la instalación de la 59 Legislatura local, que se instaló este lunes con mayoría absoluta de la coalición encabezada por el partido del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. Entre otras actividades, el escritor también tenía previsto el lanzamiento del Instituto de Formación Política de Morena, analizar la posibilidad de organizar una feria del libro en Colima y ofrecer una conferencia sobre literatura y política en El Tívoli, una colonia marginada del sur de la ciudad. En rueda de prensa ofrecida en un espacio de la librería del Fondo de Cultura Económica en esta ciudad, Taibo II fue cuestionado sobre las descalificaciones que ha sufrido el presidente electo Andrés Manuel López Obrador aún antes de su llegada al poder, a lo que respondió que esto se debe a que “hay muchos culeros en México; Andrés está siendo juzgado por lo que medio dice, por lo que dicen que dice y por los que nombró… yo digo: calma, no tiene ni un día de gobierno, juzguemos al gobierno de Andrés por sus hechos”. El autor de obras como “Pancho Villa: una biografía narrativa” y “Ernesto Guevara, también conocido como El Che”, precisó que él tiene una actitud muy clara: “apoyo absoluto al gobierno de Andrés, pero apoyo crítico, o sea no hemos perdido nuestra capacidad para pensar ni renunciamos a ella, pero de entrada apoyo absoluto, llegó ahí porque quisimos los mexicanos, además a Andrés se le resbala, tiene más cuero para dar capotazos a esta crítica banal y subterránea que se genera”. Por otra parte, Taibo II envió a los medios de comunicación su “más sincero pésame porque se acabó el chayote” y señaló que el mundo de la comunicación está inundado de cuatro variantes de mecanismos de corrupción: los infomerciales, esto es, publicidad pagada presentada como información; el “sobrevolador” que llega a directivos y periodistas con dinero proveniente de oficinas gubernamentales; el pago de porcentajes por publicidad a reporteros y la existencia de periodistas a sueldo de las secretarías de Estado. Indicó que los tiempos están cambiando y se necesita que los jóvenes periodistas no se autocensuren en sus medios, “si los quieren censurar que sean sus jefes quienes lo hagan y que ellos carguen con la responsabilidad de la censura”. Para el combate a la violencia que azota al país, Paco Ignacio Taibo II sostuvo que la solución a mediano plazo son las milicias: volver al esquema juarista de un ejército popular con elección de mandos a escala local combinados con un ejército y una policía profesionales. “En su último discurso Andrés se acercaba a este planteamiento; hoy la nación está atacada, el narco se ha convertido en una forma de agresión absoluta y directa sobre la ciudadanía. La manera de resolverlo no es paramilitar, pero no hay duda de que los únicos momentos en que se lanzó la guerra contra el narco fue cuando las autodefensas y las policías comunitarias sacaron al narco de sus comunidades”, concluyó.

Comentarios