Sin Fronteras urge a México analizar situación de migrantes hondureños en peligro

martes, 16 de octubre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ante el despliegue de agentes federales en la frontera sur y la advertencia del Instituto Nacional de Migración (INM) de que no permitirá la entrada a México de los integrantes de la “Caminata Migrante”, la organización Sin Fronteras urgió al gobierno mexicano a “no tomar decisiones colectivas sin antes analizar la situación de cada una de las personas migrantes para detectar aquellas que requieran de protección internacional”. Conformada por más de dos mil personas, la Caravana salió el sábado 13 de San Pedro Sula, en Honduras, con el objetivo de cruzar Guatemala y México para pedir asilo en Estados Unidos. No obstante, el gobierno de Donald Trump elevó hoy el tono: después de amenazar al de Honduras con detener “de inmediato” las ayudas económicas en caso de no detener la Caravana, el vicepresidente, Mike Pence, llamó al presidente de Guatemala, Jimmy Morales, y le exigió que “coopere” para impedir el paso de los refugiados. El mismo sábado, el gobierno mexicano –a través de las secretarías de Relaciones Exteriores (SRE) y de Gobernación (Segob)- advirtió a los integrantes de la Caravana que no se “dejen sorprender”, pues planteó, con discurso legal, que no pueden entrar al país sin visa. Ayer, el INM los amenazó al decir que “de arribar a los puntos de internación de la frontera sur de México, el personal de Migración deberá revisar el cumplimiento de los requisitos que marca la ley, y a quienes no los cumplan, no se les permitirá el ingreso”. Hoy desplegó agentes en la frontera sur, junto con uniformados de la Policía Federal. La salida de la Caravana y la reacción enfurecida de Trump ocurrieron unos días después de que los presidentes de Honduras, Juan Orlando, y de Guatemala, Jimmy Morales, –así como el canciller mexicano, Luis Videgaray Caso-- estuvieron en Washington, donde Pence los aleccionó sobre la necesidad de “redoblar esfuerzos” para evitar que de sus países salgan personas y drogas hacia Estados Unidos. A finales de la semana pasada, Pence les pidió reforzar la presencia de agentes en sus fronteras y les dijo: “Los líderes en este cuarto y los gobiernos que ustedes representan deben decir a su gente: ‘No ponga a su familia en riesgo al emprender el peligroso viaje hacia el norte para entrar de manera ilegal a Estados Unidos’”. Migrantes merecen dignidad y respeto: AI Por separado, la organización Amnistía Internacional (AI) aseguró hoy que la caravana de migrantes hondureños no es una amenaza para la seguridad de México y reivindicó que los migrantes merecen “dignidad y respeto”. En un comunicado, añadió que el gobierno de México “debe escuchar las historias de aquellas personas que huyen de Honduras e informarles sobre su derecho a buscar asilo”. Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, aseguró que “las autoridades mexicanas no deberían adoptar un enfoque (como el del presidente Donald) Trump, tratando a las personas como una amenaza a la seguridad”. Por el contrario, aseguró que “estas familias merecen dignidad y respeto para garantizar que nadie sea devuelto ilegalmente a situaciones en las que puedan correr un peligro grave debido a la violencia”. La organización AI publicó recientemente un informe que demuestra que el gobierno de México “no está cumpliendo con las obligaciones” de respetar los derechos de las personas necesitadas de protección internacional. Según el informe 75 % de personas encuestadas detenidas por las autoridades migratorias mexicanas “no fueron informadas de su derecho a buscar asilo en México”. Guevara-Rosas indicó que las autoridades mexicanas “deben respetar sus obligaciones conforme al derecho internacional e identificar las necesidades de cada miembro de la caravana, evitando a toda costa la detención de migrantes y prohibiendo la detención de niños”. Por último, aclaró que la migración sin documentos no es un delito y esa podría ser la situación de muchas de estas personas que huyen de la violencia en su país. Y advirtió: “Prohibir la entrada de estas personas a México y devolverlas a Honduras sería una violación del derecho internacional”.